Economía

Precio del huevo continúa su escalada; aumenta 22% en última semana

El tipo de cambio es uno de los factores que ha influido en el aumento, debido a que los alimentos de las gallinas, como trigo y sorgo, se cotizan en dólares.

Los consumidores mexicanos recibieron un nuevo 'golpe' a su bolsillo con el aumento de 22.3 por ciento en el precio del huevo registrado en la última semana, esto de acuerdo con información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

El pasado 27 de marzo, el precio promedio del huevo en las principales centrales de abasto del país era de 31.75 pesos por kilo, mientras que una semana después, la cifra rondó los 38.83 pesos.

"El precio del huevo blanco persiste en su aumento, primero, por la temporada de cuaresma, ya que se consume más, y segundo por la pandemia del COVID-19, la cual ha generado incertidumbre en su distribución y comercialización, provocando que la gente haga compras 'de pánico' por el posible desabasto", detalló el servicio.

Por otra parte, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señaló que el precio promedio del huevo es de 40 pesos por kilo, aunque en un recorrido realizado por El Financiero se pudo observar que ese costo puede alcanzar los 50 pesos en algunas 'tienditas'.

Luis Gerardo Serrano Santillán, especialista en temas de producción agroalimentaria, dijo que el tipo de cambio también ha influido en los precios del alimento.

"No hay déficit en producción de huevo, lo que se encareció fueron los productos con los que se alimentan a las gallinas, como el maíz, trigo y sorgo, que se cotizan en dólares", explicó.

Agregó que el efecto estacional que sucede año con año, cuando el frío provoca que las gallinas pongan menos huevos, quedó superado en marzo, por lo que espera que el tipo de cambio del peso frente al dólar se normalice pronto para no afectar al sector.

Para Itzel Suárez Román, subsecretaria del campo de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), el cierre parcial de fronteras en Estados Unidos también influyó, ya que el alimento para las gallinas es más caro.

"El 70 por ciento del maíz que consumimos en el país viene de EU, así que cuando se comenzaron a cerrar las fronteras, los comercializadores estadounidenses empezaron a mandar menos grano, ya que ellos empezaron a almacenarlo para su propio consumo. Al haber menos oferta, el producto se comenzó a encarecer, y empezamos a comprar un costal de maíz hasta 50 por ciento más caro en las forrajerías", dijo.

Detalló que el alimento para las gallinas representa alrededor de 70 por ciento de los costos totales para los productores de huevo, por lo que el alza en los precios es inevitable.