Economía

Christine Lagarde advierte sobre un segundo colapso tras recuperación económica

La presidenta del Banco Central Europeo dijo que el peor temor que se tiene a nivel mundial es que esta crisis sea 'en forma de W'.

Con la posibilidad de que la recuperación económica vaya seguida de un segundo colapso, el peor temor que se tiene a nivel mundial es que esta crisis sea "en forma de W" (periodos de recesión y recuperación intercalados), debido a que se agravaría el escenario económico, geopolítico y social, dijo Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

Durante la mesa redonda 'Cómo reabrir la economía, mientras se protege la salud pública', organizada por Bloomberg, la banquera central sostuvo que lo más preocupante sobre el momento histórico actual es que la pandemia puede ser "una crisis de W", con la posibilidad de que la recuperación vaya seguida de un segundo colapso.

"Debemos tomar todas las medidas posibles para superar el shock", advirtió la presidente del BCE, subrayando que hay dos 'W' que la preocupan: "la segunda ola de contagios y la consiguiente crisis económica y guerra... la guerra comercial", prevé Christine Lagarde.

Detalló que la posibilidad de que el colapso que está experimentando la economía siga a otro, después de una fase de recuperación, podría agregar una guerra comercial a la pandemia del coronavirus, que sería "el peor agravante".

Y es que Tom Frieden, presidente y CEO de la iniciativa Resolve to Save Lives, también presente en la mesa redonda virtual, sostuvo que la lucha contra el nuevo coronavirus puede tardar años.

"Hasta que tengamos una vacuna efectiva, a menos que ocurra algo inesperado, nuestro enemigo viral estará con nosotros durante muchos meses o años", diagnosticó Frieden, quien fuera director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en la administración de Barack Obama.

"No nos inmutamos"

Al cuestionarle sobre el fallo de la máxima corte de Alemania el pasado martes, acerca de que el Bundesbank debe dejar de comprar bonos soberanos bajo el plan de estímulos del BCE dentro de los próximos tres meses, a menos que el banco central de la zona euro pueda probar que esas operaciones son necesarias, Christine Lagarde afirmó que "no nos inmutamos".

"El BCE continuará haciendo lo que sea necesario para cumplir su mandato, incluso después de la sentencia de los jueces constitucionales alemanes. Continuamos sin ser molestados teniendo en cuenta que la calibración y la proporcionalidad de nuestras medidas serán dictadas por las circunstancias, que son excepcionales. Continuaremos", sostuvo la expresidenta del FMI.

Añadió que para los tiempos extraordinarios se requieren de acciones extraordinarias. "No hay límites para nuestro compromiso con el euro. Estamos decididos a utilizar todo el potencial de nuestras herramientas, dentro de nuestro mandato", enfatizó Lagarde.

"Somos una institución europea con competencia para la zona del euro, que informa al Parlamento de la Unión Europea y está sujeta a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea".

Lagarde aseguró que simplemente no conocemos el alcance de la impacto del coronavirus en la economía, pero se debe esperar "un fuerte golpe" para la zona euro y el mundo.

Por su parte, Kristalina Georgieva, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), reiteró que los costos humanos de la pandemia del coronavirus ya son inmensurables y es preciso que todos los países trabajen en colaboración para proteger a la gente y limitar el daño económico.

Recordó que las economías avanzadas se encuentran en general en mejores condiciones de responder a la crisis, pero muchos países de mercados emergentes y de bajo ingreso confrontan importantes desafíos, por lo que se ven muy afectados por la salida de capitales, y la actividad económica interna sufrirá un grave impacto a medida que los países respondan a la epidemia.