Economía

Plan de infraestructura se queda corto; falta apoyo al empleo y Mipymes: IP

Líderes de la Coparmex y la Canacintra opinaron que el acuerdo entre Gobierno e iniciativa privada está limitado a la ideología del gobierno federal.

El Plan de Infraestructura, que contiene 39 proyectos y que fue anunciado este lunes por el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la iniciativa privada, se quedó corto y requiere de apoyo al empleo y a las Mipymes, de acuerdo con empresarios.

Gustavo De Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), indicó que el Acuerdo Nacional Integral es una asignatura pendiente que le debe el gobierno al sector privado, ya que lo firmado este lunes se trata de la colaboración en proyectos de infraestructura con inversión de particulares.

"En hora buena por el acuerdo en materia de infraestructura pero falta mucho más para que tengamos un acuerdo nacional", advirtió en entrevista con El Financiero Bloomberg.

De acuerdo con el líder de Coparmex, el acuerdo no cuenta con políticas de apoyo al empleo o a las micro y pequeñas empresas.

Aunque en la narrativa del discurso de la presentación en Palacio Nacional se habló de un acuerdo para la reactivación económica, el líder del sindicato patronal advirtió que no se trata de lo que el sector privado, como gremio, ha estado proponiendo desde meses atrás y para lo que presentaron 68 propuestas de reactivación que fueron reduciendo a una decena y al final a cuatro por lo menos, entre ellas, un pacto fiscal y la implementación de apoyos a la preservación del empleo con su propuesta de remedios solidarios.

"En el sector privado, en su conjunto, seguimos en la lógica de que al haber muchos más temas, es necesario un acuerdo nacional, el cual no existe el día de hoy", apuntó.

Ante el tamaño de las necesidades del país, el anuncio del paquete de 39 obras de infraestructura por un monto de 297 mil millones de pesos se quedó corto y está limitado a la ideología del gobierno federal, señaló Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

"El gobierno debió haber utilizado todos los instrumentos legales y todos los espacios en los que puede recibir inversión, de manera notable en el sector energético que, a través de licitaciones, de las rondas de hidrocarburos y de largo plazo para generación de electricidad, pudieron haber recibido hasta un billón de pesos, pero ya sabemos que esos proyectos no son del agrado de la ideología que hoy está sentada en Palacio, en donde pretenden darle un peso específico mayor a Pemex y Comisión Federal de Electricidad", dijo también en entrevista con El Financiero Bloomberg TV.

El paquete de 39 obras por 297 mil millones de pesos es "una buena noticia pero que hay que evaluar en su justa dimensión", ya que comparados con los anunciados en noviembre en el Gran Plan de Infraestructura que superaban 890 mil millones, además de que la inversión como porcentaje del PIB para reactivar la economía debería ser del 25 por ciento y con estos sólo alcanzan 1.2 por ciento, "Se quedan cortos, limitados por la ideología y los dogmas de ese gobierno".

Consideró que el gobierno, en lugar de palomear proyectos, a menos que fueran concesiones o asociaciones público-privadas, debe enviar una señal muy clara de que no va hacer consultas fuera de la ley o entorpecer inversiones.

"Hoy, todo mundo está compitiendo para salir de la crisis del COVID-19 por inversiones y México no se puede dar el lujo de estarlas desdeñando. Parece que son inversiones a contentillo de lo que le gusta al Ejecutivo federal y no lo que permite la Constitución y lo que los inversionistas desean invertir", apuntó.

Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), destacó que 32 proyectos de los 39 presentados son los que tienen un alto impacto, equivalente a más del 1.0 por ciento del PIB, y como la infraestructura es la actividad que más ramas industriales abraza, ayudará al empleo con la recuperación del sector de la construcción.

"Fue una selección de proyectos con rentabilidad y factibilidad aún en medio de la pandemia y lo más importante es que estamos generando confianza para la inversión", comentó en entrevista con El Financiero Bloomberg.

Lo acordado y las señales de confianza "vienen a desatar un nudo importante" en la proveeduría e integración de cadenas de suministros para atraer inversiones ante la oportunidad que existe para llenar el espacio de los conflictos comerciales entre China y Estados Unidos.

El sector de la construcción buscará tener condiciones de oportunidad para que sean constructores nacionales de todas las regiones del país los que puedan participar en los proyectos de infraestructura, dijo Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), al considerar que se trata de un llamado de esperanza para una "industria muy diezmada".

"Solicitaremos que los beneficios no sean solo para unos cuantos. Serán obras mayormente que utilizaremos los mexicanos y que con fuente de repago regresará la inversión a los inversionistas, pero para la cadena productiva de la industria de la construcción se requiere competencia abierta en esos proyectos", apuntó a este medio.