Optimismo y calma en México y Colombia mientras sus monedas se desploman
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Optimismo y calma en México y Colombia mientras sus monedas se desploman

COMPARTIR

···
menu-trigger

Optimismo y calma en México y Colombia mientras sus monedas se desploman

bulletAmbos países tienen las divisas más afectadas de la región, pero los funcionarios mexicanos y colombianos se mantienen optimistas.

Bloomberg / Davison Santana
11/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Es probable que los pesos colombiano y mexicano sigan siendo las monedas con peor desempeño en los mercados emergentes este año, después de que sus bancos centrales decidieran mantenerse al margen mientras ambas monedas le 'hacen segunda' a la caída de los precios del petróleo.

El peso de Colombia cayó 6.7 por ciento esta semana, mientras que la moneda de México retrocedió 5.1 por ciento a medida que el crudo se desplomaba debido a una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.

Mientras los formuladores de política de Chile intervinieron en el mercado de derivados y Brasil recurrió a permutas de divisas y el mercado inmediato, los funcionarios de los dos países más afectados de la región se mantienen optimistas.

El lunes, el Banco de México (Banxico) amplió el límite superior de su programa de cobertura de divisas, pero ha optado por no vender dólares hasta ahora. Eso no fue suficiente para tranquilizar a los mercados, ya que la caída de los precios del petróleo minó las perspectivas fiscales de la nación.

También pesa sobre la moneda nacional el hecho de que había superado a la mayoría de las monedas de los mercados emergentes en el primer mes del año, cuando la crisis del petróleo empujó a los inversores a salir del mercado de una vez.

Los inversores tampoco deberían contar con que el banco central intervenga en Colombia, incluso cuando el crudo representa casi un tercio de las exportaciones del país. En las raras ocasiones en que intervino, el banco central utilizó opciones para frenar la rápida apreciación de la moneda, no la depreciación.

Aunque la efectividad de la intervención cambiaria siempre es cuestionable, los inversores probablemente favorecerán a las monedas que reciben un impulso adicional de los bancos centrales a medida que el coronavirus se propaga aún más.