OIT lanza 10 recomendaciones a los países para enfrentar el futuro del trabajo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

OIT lanza 10 recomendaciones a los países para enfrentar el futuro del trabajo

COMPARTIR

···
menu-trigger

OIT lanza 10 recomendaciones a los países para enfrentar el futuro del trabajo

bulletLa Comisión Mundial de la Organización del Trabajo sobre el Futuro del Trabajo pidió a sus países agremiados, incluido México, una serie de recomendaciones sobre el campo laboral.

Zenyazen Flores
22/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ginebra.- La Comisión Mundial de la Organización del Trabajo (OIT) sobre el Futuro del Trabajo lanzó este martes 10 recomendaciones a sus 187 países miembros, entre ellos México, en las cuales pide adoptar una serie de medidas para hacer frente a los desafíos que implican para el empleo la inteligencia artificial, automatización, la incursión de los robots en los procesos laborales y economía verde.

Guy Ryder, director general de la OIT, señaló que para un futuro de trabajo decente se requerirá un programa centrado en las personas, de tal manera que todos los ciudadanos cuenten con protección social desde su nacimiento hasta la vejez, así como con el derecho al aprendizaje permanente.

Durante el lanzamiento del informe Trabajar para un futuro más prometedor, anunció que a partir de las 10 recomendaciones que se dieron a conocer, se iniciará la recopilación de opiniones y la discusión entre los países miembros para elaborar en junio próximo, cuando se realice la Conferencia Internacional del Trabajo, la Declaración del Centario.

“Es un plan muy ambicioso el que nos plantea este informe con las recomendaciones, plantea una agenda de responsabilidad frente a la tecnología, este lanzamiento del informe es un compromiso de cooperación internacional y para hacer políticas públicas que pongan al centro a las personas, la protección social y el desarrollo”, aseguró Ryder.

En su oportunidad, el presidente de Sudáfrica, Ciryl Ramaphosa, quien copreside la Comisión Mundial, dijo que desde hace 15 meses se inició la elaboración del informe y aclaró que no se trata de un documento técnico, más bien, es el inicio de una andadura para enfrentar el futuro del trabajo.

Mencionó que las 10 recomendaciones se basan en tres pilares: aumentar la inversión en las capacidades de las personas, aumentar la inversión en las instituciones del trabajo e incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible.

En tanto, el primer ministro de Suecia y copresidente de la Comisión, Stefan Löfven, dijo en un videomensaje que el mundo del trabajo experimenta grandes cambios que crean nuevas oportunidades para mejorar el empleo, no obstante, los mercados laborales necesitan ser más inclusivos y renovar el dialogo social entre gobiernos, empresas y sindicatos.

Claudio de la Puente, presidente del Consejo de Administración de la OIT, consideró que la automatización de empleos y la incursión de plataformas que son parte de la vida cotidiana, plantean cambios constantes y diversos escenarios coexistiendo de forma paralela.

1. Derecho a un aprendizaje a lo largo de la vida que permita a las personas adquirir competencias, perfeccionarlas y reciclarse profesionalmente.

Se trata de un aprendizaje permanente que engloba aprendizaje formal e informal desde la primera infancia y toda la educación básica hasta el aprendizaje de la vida adulta.

2. Incrementar las inversiones en las instituciones, las políticas y las estrategias que presten apoyo a las personas a lo largo de las transiciones que entraña el futuro del trabajo

Consiste en ayudar a todos los trabajadores en las transiciones cada vez más frecuentes del mercado de trabajo que afrontarán a lo largo de sus vidas, así como incluir a jóvenes y trabajadores en edad avanzada.

3. Aplicar un programa transformador y mesurable para la igualdad de género

Se deberán promover políticas para que sea compartido entre mujeres y hombres la prestación de cuidados no remunerados en el hogar para crear igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo.

4. Proporcionar protección social universal desde el nacimiento hasta la vejez, principalmente para las personas vulnerables complementando con regímenes contributivos de seguridad social

El futuro del trabajo requiere un sistema de protección social sólido y con capacidad de respuesta, basado en los principios de solidaridad y de reparto de riesgos, que subvenga a las necesidades de las personas a lo largo de su vida.

5. Establecer una Garantía Laboral Universal

Todos los trabajadores, con independencia de su acuerdo contractual o situación laboral, deberían disfrutar de derechos fundamentales del trabajo: un salario vital adecuado, límites máximos respecto a las horas de trabajo y protección en relación con la seguridad y salud en el trabajo.

6. Ampliar la soberanía sobre el tiempo

Encaminar los esfuerzos a aplicar límites máximos al tiempo de trabajo además de medidas para mejorar la productividad, así como un mínimo de horas de trabajo garantizadas que genere opciones reales de flexibilidad y control sobre los horarios de trabajo.

7. Garantizar la representación colectiva de los trabajadores y los empleadores a través del diálogo social como bien público, promovido activamente a través de políticas públicas

Todos los trabajadores deberán disfrutar del reconocimiento de su libertad sindical y del derecho de negociación colectiva, con el Estado como garante de esos derechos.

8. Encauzar y administrar la tecnología en favor del trabajo decente

Esto significa que los trabajadores y directivos diseñarán la concepción del puesto de trabajo. Significa también que se adopte un enfoque de la inteligencia artificial "bajo control humano" que garantice que las decisiones definitivas que afectan al trabajo sean tomadas por personas.

9. Incentivos para promover inversiones en áreas clave en favor del trabajo decente y sostenible

Inversiones para crear puestos de trabajo y nuevas oportunidades para las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, así como el desarrollo de la economía rural de la que dependen muchos trabajadores y la orientación de la inversión hacia infraestructuras materiales y digitales de alta calidad.

10. Remodelar las estructuras de incentivos empresariales en pro de estrategias de inversión a largo plazo, y explorar indicadores suplementarios de desarrollo humano y bienestar

Dentro de estas medidas cabe contemplar políticas fiscales justas, la revisión de las normativas contables empresariales, una mayor representación de las partes interesadas y cambios en las prácticas de presentación de informes.