Economía

México incumple obligaciones laborales del T-MEC, acusa activista

La abogada laborista, Susana Prieto, señaló que los incumplimientos provienen de las empresas transnacionales establecidas en el país, ya que forman parte de la corrupción y el sistema político mexicano.

La abogada laborista, Susana Prieto, señaló que México no está cumpliendo con las disposiciones laborales establecidas en el capítulo 23 del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que el país es un 'ejemplo' de cómo violar los derechos de libertad y democratización sindical.

"Yo he estado denunciando que los incumplimientos laborales provienen de las empresas transnacionales establecidas en el país, ya que forman parte de la corrupción y el sistema político mexicano, no puede haber un sindicato corrupto sin una empresa corrupta", indicó en entrevista con El Financiero.

A modo de ejemplo, la experta en temas laborales puntualizó que el T-MEC establece que el 40 por ciento del contenido de los vehículos ligeros y el 45 por ciento de los vehículos pesados deben ser fabricados por trabajadores que vivan en zonas cuyos salarios asciendan a 16 dólares por hora, pero afirmó que "esto no va a pasar, porque las empresas americanas no quieren que pase", dijo.

El pasado 8 de junio, Susana Prieto fue acusada de delitos en contra de servidores públicos, motín, amenazas y coacción de particulares por parte de la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas, por lo que fue encarcelada durante 33 días.

La abogada argumentó que, en realidad, su detención se debió a que ha sido asesora jurídica de cientos de trabajadores y obreros del norte del país, lo que no ha agradado a gobernadores y empresarios.

Agregó que durante una conversación que sostuvo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, este le expresó "no creo que tu caso sea violatorio del T-MEC, eres una perseguida política por los estados del norte de México de extracción panista". Sin embargo, diversos congresistas de Estados Unidos no piensan lo mismo.

El pasado 1 de julio, 60 congresistas republicanos y demócratas le enviaron una carta al Presidente de México exigiéndole la liberación de Susana Prieto y el retiro de todos los cargos que se le habían fabricado, ya que consideran que estas acciones son violatorias del T-MEC, debido a que la involucrada es asesora jurídica del movimiento más importante en las últimas décadas para lograr la libertad sindical. Ese mismo día Prieto fue puesta en libertad.