México no renueva salvaguarda de 15% a importaciones de acero
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México no renueva salvaguarda de 15% a importaciones de acero

COMPARTIR

···

México no renueva salvaguarda de 15% a importaciones de acero

La decisión tomada por la administración federal puede provocar que EU no quite los aranceles impuestos a las importaciones de acero y aluminio mexicanos y pone en riesgo la aprobación del T-MEC en el país.

01/02/2019
Actualización 01/02/2019 - 16:29
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El gobierno de México decidió no renovar una salvaguarda del 15 por ciento a las importaciones de acero con países con los que no tiene acuerdos comerciales, generando reclamos de los industriales que aseguran que la nación latinoamericana podría ser utilizada como plataforma de triangulación.

La salvaguarda fue establecida en 2015 para proteger a la industria siderúrgica mexicana de las crecientes importaciones de Asia, en particular, de China. Desde entonces, la medida se había renovado cada seis meses y el jueves venció el plazo para actualizarla nuevamente.

"Si bien esta medida fue más tenue de lo necesario, nos ha permitido transitar en esta etapa y (...) es necesario refrendarla", dijeron la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) y los trabajadores de la industria minero-siderúrgica en un comunicado conjunto.

"Es necesario establecer un porcentaje similar al de nuestro principal socio comercial (Estados Unidos), a fin de evitar que se nos considere una plataforma de triangulación de acero a ese país", agregaron.

Efrén García, portavoz de la Secretaría de Economía, dijo a Reuters que "por el momento no vamos a hacer comentarios sobre este tema".

Industriales y expertos aseguraron que la no renovación de la salvaguarda podría llevar a que Estados Unidos no elimine los aranceles impuestos el año pasado a las importaciones de acero y aluminio mexicano, bajo la sección 232, alegando razones de seguridad nacional.

De no hacerlo, dijeron, también se pone en riesgo la aprobación del T-MEC, -el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)- por la Cámara de Representantes, desde donde han exigido la eliminación de la medida 232 en Norteamérica.

SECTOR TEXTIL Y CALZADO EN VILO

México también redujo los aranceles para las importaciones de productos textiles y de calzado aplicados a las naciones con las que no tiene acuerdos comerciales, incluida China, por lo que en ambos sectores temen una mayor participación de mercancías del exterior, dijeron sus representantes a Reuters.

Ambos sectores, intensivos en mano de obra, generan más de 700 mil empleos directos.

El gobierno mexicano decretó en 2008 una baja a sus aranceles de Nación Más Favorecida (NMF) en varias fracciones arancelarias, cuya última etapa de desgravación se prorrogó tres veces hasta el jueves, cuando entró en vigor.

El arancel máximo de NMF para los productos más sensibles del sector textil y del vestido se redujo de 25 por ciento a 20 por ciento desde el jueves, en tanto que para los del sector calzado bajó de 30 y 25 por ciento hasta 20 por ciento.

"Esto solamente va a privilegiar las importaciones y, por lo tanto, va a sustituir producción nacional y habrá pérdidas de empleos", dijo José Cohen, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex).

Las cámaras que representan a la industria textil y del calzado mexicanas prevén una pérdida fiscal aproximada conjunta de unos 4,800 millones de pesos anuales por la menor recaudación (más de 250 millones de dólares).

"Esto no ayuda a los consumidores (...) ayuda a los comerciantes y a los importadores", dijo el viernes el presidente ejecutivo de la Cámara Nacional de la Industria del Calzado, Alejandro Gómez, quien prevé un alza de 35 por ciento en las importaciones en 2019 y menores márgenes para los fabricantes mexicanos.

Los representantes de ambas industrias aseguraron que las autoridades de la Secretaría de Economía no quisieron atender sus peticiones de prorrogar o cancelar la última etapa de desgravación.