México debe prepararse para posible recesión en EU en 2020: Bursamétrica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México debe prepararse para posible recesión en EU en 2020: Bursamétrica

COMPARTIR

···
menu-trigger

México debe prepararse para posible recesión en EU en 2020: Bursamétrica

bulletErnesto O´Farril considera que la economía estadounidense se perfila a perder fuerza gradualmente durante 2019 hasta caer en una recesión el siguiente año.

Jassiel Valdelamar
20/12/2018
El PIB americano creció 4.2 por ciento en el segundo trimestre del 2018, pero perderá fuerza en 2019, considera O´Farril.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para el año 2020 la economía estadounidense podría entrar en recesión debido a que ya muestra señales de debilidad, por lo que México debería de prepararse ante ese escenario, de acuerdo con Ernesto O’Farril Santoscoy, presidente de Bursamétrica Casa de Bolsa.

El economista señaló que la economía norteamericana está claramente sobrecalentada y el impulso del estímulo fiscal iniciado en 2017, que explica el alargamiento del ciclo de bonanza, irá perdiendo fuerza hacia la segunda mitad del año.

“Esperamos que el PIB americano, después de crecer 4.2 por ciento en el segundo trimestre del 2018, vaya perdiendo fuerza gradualmente para crecer cerca del 2.5 por ciento en el promedio durante 2019 y se vaya hacia una recesión en el 2020”, dijo O’Farril.

Ante este escenario de posible recesión en Estados Unidos para 2020,economista señaló que se podría esperar una recesión en México de 0.5 por ciento.

Para contener este impacto negativo, el presidente de Bursamétrica indicó que es indispensable reforzar el Estado de Derecho, en lugar de atentar contra él, así como a las instituciones. Además, recomienda a la actual administración de una política económica que detone las inversiones y creación de empleos de calidad.

Entre sus pronósticos para 2019, O’Farril anticipa un crecimiento económico de 1.5 por ciento, con un dólar promediando alrededor de 20.50 pesos a mitad de año, para después subir hasta 21 pesos por billete verde hacia finales del año.

En cuanto a la inflación, destacó que el crecimiento de los salarios a partir del próximo 1 de enero no tendrá mayores efectos sobre el comportamiento de los precios, pues solo se espera un impacto en el primer trimestre.

De acuerdo con sus estimaciones, los menores precios de las gasolinas así como de la energía eléctrica contrarrestarán los efectos inflacionarios del alza en los salarios, de igual manera un menor gasto del gobierno debido a la austeridad, lo que ayudaría a menores presiones de demanda.

Asimismo estima que la inversión privada observará una caída de 12 por ciento, afectada por la confianza de los agentes económicos partir del último trimestre de 2018.

“Si no se da un importante cambio en la percepción de los inversionistas en relación al respeto al Estado de Derecho, la inseguridad, la racionalidad de las políticas públicas, así como una sana gestión de las finanzas públicas, será muy difícil que esta confianza se revierta”, agregó.