Economía

México cambia su estrategia de coberturas petroleras: Herrera

El nuevo enfoque es similar al utilizado por la mayoría de los otros grandes coberturistas de petróleo, incluidas las aerolíneas y los productores de esquisto de EU.

México está renovando su enorme cobertura petrolera soberana, copiando algunas de las tácticas que los productores estadounidenses de esquisto utilizan en un esfuerzo por mantener su presencia en el mercado bajo el radar y asegurar mejores precios.

Los cambios se encuentran entre los más importantes desde que México introdujo la versión moderna de la estrategia del país para fijar los precios de su crudo, un acuerdo vigilado de cerca que le cuesta a su gobierno alrededor de mil millones de dólares en comisiones a los grandes bancos y comerciantes de materias primas. Se considera el acuerdo anual más grande de su tipo en Wall Street.

La nación latinoamericana tradicionalmente buscó proteger los ingresos del Gobierno que dependen en gran medida del petróleo comprando seguros de grandes bancos y comerciantes de materias primas con un año de anticipación, generalmente durante un período relativamente corto entre mayo y septiembre. Ahora, México está adoptando un nuevo enfoque, con el objetivo de extender sus compras en el tiempo, incluso estando abierto a comprar seguros durante el mismo año para el que está protegida.


"Necesitábamos planificar una nueva estrategia", dijo en una entrevista Arturo Herrera, secretario de Hacienda del país. "Necesitábamos ser más cuidadosos y extender la cobertura a lo largo del tiempo".

Incluso cuando México busca convertirse en una presencia más discreta en el mercado, es probable que el cambio de estrategia atraiga cierta atención, particularmente entre los operadores de opciones, ya que a menudo la cobertura petrolera altera los precios cuando los bancos que venden el seguro a México buscan reasegurar ellos mismos.

Herrera dijo que "no había ningún impedimento legal para comprar la cobertura durante el mismo año" que México estaba tratando de proteger. En el pasado, México había fijado los precios el año anterior, siempre terminando el trato a más tardar en noviembre. Para implementar su cobertura, México compra opciones de venta, contratos que le dan derecho a vender a un precio predeterminado, con bancos como Goldman Sachs y compañías de energía como Royal Dutch Shell.

El nuevo enfoque, que el país ya está utilizando para cubrir sus ingresos para 2021, es similar al utilizado por la mayoría de los otros grandes coberturistas de petróleo, incluidas las aerolíneas y los productores de esquisto de EU. En lugar de comprar las opciones en un gran golpe durante solo unos meses, como lo había hecho México hasta ahora, las empresas suelen estar en el mercado casi constantemente, distribuyendo sus compras y adquiriendo solo un poco a la vez para evitar ondas en el mercado. Herrera dijo que el enfoque más paciente ya ha beneficiado al país con mejores precios para 2021.

Cuando se le preguntó si México estaba imitando las tácticas de las aerolíneas y los productores de petróleo estadounidenses para tener una presencia casi permanente en el mercado, Herrera dijo: "Eso es todo".

México está buscando ocultar su presencia en el mercado lo mejor que puede porque teme que los fondos de cobertura y otros puedan usar cualquier dato para tratar de negociar por delante del país. Los datos clave sobre su cobertura petrolera soberana ya se han convertido en un secreto de estado para proteger la información de los especuladores. "Varias instituciones fuera de la cobertura podrían usar la información para especular, comprando los mismos instrumentos financieros antes que el Gobierno, aumentando considerablemente su precio", dijo en ese momento el Banco de México.

Aunque México protegió por primera vez sus ingresos petroleros durante la primera Guerra del Golfo, el país no introdujo el programa anual actual hasta una década después. Desde entonces, se ha cubierto todos los años, con la excepción de 2003 y 2004, cuando se saltó el acuerdo debido a que los precios del petróleo estaban aumentando. El acuerdo se ha pagado varias veces desde entonces, incluso en 2009, después de que la crisis financiera mundial hizo que los precios del petróleo bajaran drásticamente, y nuevamente en 2015, cuando se cosechó un récord de más de 6 mil millones de dólares, así como en 2016. El año pasado, México ganó 2 mil 380 millones de dólares con la cobertura.

Desde 2001, México ha gastado 15.1 mil millones de dólares en comisiones comprando opciones de venta, pero ha ganado 16.5 mil millones de dólares gracias a las cuatro veces que la cobertura se obtuvo en el dinero, según estimaciones de Bloomberg News basadas en datos del Gobierno.