Más de una tercera parte de plantas de CFE no son rentables: Auditoría Superior
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Más de una tercera parte de plantas de CFE no son rentables: Auditoría Superior

COMPARTIR

···

Más de una tercera parte de plantas de CFE no son rentables: Auditoría Superior

De las 161 centrales de generación de energía propiedad de la Comisión Federal de Electricidad, 57 no son rentables.

Diana Nava
01/11/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

De las 161 centrales de generación de energía propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), 57 no son rentables, concluyó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la segunda entrega de su informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2018.

Esta cantidad equivale al 35.4 por ciento del total de las plantas de la compañía eléctrica nacional.

La ASF llegó a esta conclusión al analizar el desempeño operativo de la CFE y de sus empresas productivas subsidiarias (EPS) en el periodo 2017 y 2018.

De las cinco empresas subsidiarias que tienen como finalidad la generación de electricidad, CFE Generación I y CFE III son las que cuentan con más plantas no rentables, con 17 y 14, respectivamente.

La Auditoría detectó que la problemática de estas plantas de generación está relacionada con la falta de programación y la no ejecución para la ampliación y la mejora de la infraestructura.

“Se identificaron problemáticas en el mantenimiento, la construcción, la modernización y la optimización del parque de generación de las EPS, lo cual, aunado a la antigüedad de las centrales eléctricas, ha conducido a que estas empresas operen con altos costos de generación y no sean competitivas en el mercado eléctrico de corto plazo”, aseguró el órgano de fiscalización de la Cámara de Diputados.

En 2018, las centrales eléctricas de la CFE registraron una antigüedad promedio de 34.1 años.

Las ineficiencias dentro de las centrales eléctricas, según la Auditoría, inciden en el aumento en el costo de la energía eléctrica, lo que a su vez repercute en tarifas eléctricas elevadas, no competitivas y en el otorgamiento de subsidios.  

Así, las pérdidas generadas en transmisión, distribución y en suministro básico, así como la cartera vencida dejan a la compañía pérdidas por 113 mil 735 millones de pesos.

Se trata del 21.8 por ciento de los ingresos totales que obtuvo la eléctrica nacional en 2018, señaló la ASF en su informe.