Los 5 países donde más emprenden las mujeres
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los 5 países donde más emprenden las mujeres

COMPARTIR

···

Los 5 países donde más emprenden las mujeres

Uganda, ubicado en el oriente de África, es el país con mayor proporción de negocios dirigidos por mujeres, superando a economías más grandes como China o Estados Unidos.

Redacción
15/07/2018
Actualización 15/07/2018 - 21:23
Aunque Uganda está en el primer lugar de la lista, Nueva Zelanda ofrece las mejores condiciones para las empresarias.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Uganda, ubicado en el oriente de África es el país con mayor proporción de negocios emprendidos por mujeres, superando a naciones con economías más fuertes como Alemania, China y Estados Unidos, de acuerdo con el informe Mastercard Index of Women Entrepreneurs 2017.

Según el estudio realizado entre 54 economías que representan el 78.6 por ciento del trabajo femenino en el mundo, en Uganda, el 34.8 por ciento de los negocios son dirigidos por mujeres, lo que ubica a este país en el primer lugar del Índice de Mujeres Emprendedoras (MIWE) de Mastercard.

“Se trata de un dato especialmente meritorio, no sólo por tratarse de una economía de bajos ingresos, sino también porque otros indicadores de los que depende la iniciativa empresarial femenina (autonomía financiera de las mujeres, acceso a crédito, nivel educativo, estereotipos culturales, etcétera) son poco favorecedores”, indica un artículo de Pablo Díez publicado en World Economic Forum.

Sin embargo, muchas de estas empresarias fundan sus compañías por supervivencia, sin la formación adecuada . Más del 86 por ciento de los negocios son proyectos individuales sin capacidad para contratar a otros, además de que están enfocados a los sectores de comercio, alojamiento y alimentación, y apenas tienen participación en industrias clave como la agricultura, la pesca, el transporte o la comunicación.

Las mujeres también enfrentan limitaciones financieras como el que muchas de ellas no tengan cuentas bancarias ni historial crediticio a su nombre, lo que les dificulta obtener créditos.

En segundo lugar se ubica este pequeño país africano, con el 34.6 por ciento de los negocios dirigidos por mujeres, debido a la alta participación de las mujeres en el mercado laboral y su creciente presencia en puestos altos, -un 31 por ciento de los altos mandos corporativos frente al promedio del 25 por ciento en el mundo-.

Además, esto se ve favorecido por la existencia de programas gubernamentales que ayudan a las emprendedoras, uno de ellos es el del Ministerio del Empleo, que ofrece préstamos por hasta 25 mil dólares por proyecto.

Sin embargo, la mayoría de los activos financieros están en manos de hombres, lo que implica a muchas mujeres obtener créditos para lanzar sus proyectos.

Aunque se ubica en el tercer lugar de la lista, con un 33.3 por ciento de negocios dirigidos por mujeres, este país ofrece las mejores condiciones para las empresarias, ya que ocupa el primer puesto en presencia de mujeres con formación universitaria, además, la primera posición en el Índice de facilidad para hacer negocios del Banco Mundial.

En el índice de The Economist que clasifica a los mejores países para mujeres trabajadoras, Nueva Zelanda figura en el undécimo puesto.

La mayor parte de las emprendedoras neozelandesas no forman negocios por falta de otras opciones laborales, por el contrario, el 89 por ciento de los proyectos empresariales encabezados por mujeres estuvieron motivados por la identificación de oportunidades prometedoras.

La legislación también impulsa las ambiciones profesionales femeninas, por ejemplo, gracias a una normativa vigente desde 2012, las grandes empresas están obligadas a informar anualmente de la presencia de mujeres en sus cuerpos directivos.

Existen también diversas iniciativas privadas y de la sociedad civil que favorecen al empresariado femenino, como la NZ Women Entrepreneur Network, que ayuda a las mujeres a crear empresas y a hacerlas crecer, o la New Zealand Business Women Network, una red de apoyo que ofrece asistencia a neozelandesas que viven en Londres para el desarrollo de sus proyectos empresariales.

Placeholder block

El 32.6 por ciento de las empresas rusas está en manos femeninas; sin embargo, las rusas enfrentan una escasa inclusión financiera, bajo nivel formativo, la inexistencia de legislaciones que las impulsen, así como una brecha salarial, y como pocos apoyos al emprendimiento o la percepción negativa que se tiene sobre las empresarias.

Pese a esto, Rusia tiene una proporción mayor de mujeres en puestos altos respecto a cualquier otro país del mundo. En concreto, el 45 por ciento de los altos cargos están ocupados por mujeres, frente al 21 por ciento registrado en Estados Unidos.

El hecho de que las mujeres se encuentren en las altas esferas empresariales contribuye a crear un caldo de cultivo que favorece las iniciativas femeninas. Desde 2007, el número de empresas fundadas por mujeres se ha triplicado, mientras que las creadas por hombres han crecido a un ritmo mucho más bajo.

Según datos de Microsoft, las rusas tienen más interés que las occidentales en disciplinas como la ingeniería. Esto provoca que algunos de los proyectos empresariales liderados por mujeres sean del ámbito técnico y tecnológico, un segmento potencialmente muy lucrativo.

Con un 32.4 por ciento de los negocios liderados por mujeres, Australia también disfruta de unas buenas condiciones para la participación de la mujer en el trabajo.

La brecha en la tasa laboral entre hombres y mujeres se ha ido reduciendo en los últimos años. También está entre los primeros países con condiciones de apoyo a emprendedores y percepción favorable para las empresarias, aunque ocupa puestos más modestos en autonomía financiera y nivel formativo de las mujeres.

Una clasificación reciente de las 30 principales empresarias de esa nación muestra que la cuarta parte se dedica a la industria cosmética y de bienes de consumo; sin embargo, hay notables excepciones, la número dos de la lista está al frente de una empresa de telecomunicaciones, y la número tres es la máxima responsable de una gran corporación del sector minero, sectores tradicionalmente reservados a los hombres en los que las australianas han tomado las riendas.

El programa gubernamental Women in STEM and Entrepreneurship proporciona hasta 250 mil dólares australianos (más de 160 mil euros) a proyectos de formación empresarial para mujeres. En 2011 se creó la Cámara de Comercio e Industria de las Mujeres, que, además de promover la igualdad de género en los negocios, ha identificado los sectores de la agricultura, el transporte y la construcción como aquellos en los que la discriminación es más prevalente.