Lento dinamismo del PIB agropecuario, avanzó 1.3%
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lento dinamismo del PIB agropecuario, avanzó 1.3%

COMPARTIR

···
Economía

Lento dinamismo del PIB agropecuario, avanzó 1.3%

24/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Marvella Colín
 
El cambio climático y el alza internacional de alimentos se han sumado al rezago estructural del campo mexicano, sector que ante tales desafíos refleja un magro crecimiento.
 
Los recientes resultados del PIB agropecuario indican que durante 2012 el sector observó un inusual avance, pues reportó un incremento del 6.7% anual; no obstante, un año previo el sector había registrado una caída del 2.6%.
 
En promedio, el crecimiento del PIB agropecuario en el pasado sexenio fue de 1.3% anual, nivel insuficiente para generar plazas de trabajo permanentes e impedir la emigración del campo a las ciudades y hacia el vecino país del norte.
 
Cabe señalar que debido al bajo crecimiento del campo, el empleo formal en este sector aumentó 0.9% en promedio anual el pasado sexenio; en 2012 los trabajadores permanentes en el campo sumaron 358,378 personas, lo cual representa solamente el 2.6% de los empleos formales en el país.
 
Lo anterior se desprende de un análisis del Área de Mercados de EL FINANCIERO con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
 
Para dimensionar la debilidad de la ocupación formal en el campo frente a otros sectores económicos, puede señalarse que por cada 10 trabajadores permanentes que hay en la industria, sólo hay 1 permanente en el agro.
 
El rezago estructural del campo mexicano ha sido imposible revertirlo con políticas de apoyos y subsidios en los últimos años, y si bien en los parámetros internacionales México no enfrenta una fuerte dependencia alimentaria, sí se realizan cuantiosas importaciones de productos que generan un creciente déficit comercial agropecuario y agroalimentario.
 
En los pasados 6 años, el déficit total del sector aumentó 26.6% en promedio anual, y durante 2012 sumó 4,944 millones de dólares, derivado de importaciones con un valor de 27,773 millones de dólares y de exportaciones de 22,830 millones de dólares.
 
En el aumento del desequilibrio comercial se refleja la tendencia creciente de los precios internacionales, aunque también la mayor demanda de México por productos en los que aún muestra ineficiencia en su producción como es el caso del maíz.
 
Cabe señalar que las importaciones de maíz prácticamente se duplicaron en los pasados 6 años, ya que en 2007 sumaron 1,554 millones de dólares y para 2012 ascendieron a 2,997 millones.
 
En el país, los subsidios a la producción aún no han surtido el efectos esperado, pues los rendimientos promedio por hectárea, precisamente en el caso del maíz, permanecen estancados, ya que al inicio del pasado sexenio eran de 3 toneladas y para el final resultaron 3.1 toneladas por hectárea.
 
En el caso de otros productos importantes, como el frijol y el trigo, la situación es similar. En el primero los rendimientos se estancaron en 0.7 toneladas por hectárea, y en el segundo, 5.1 toneladas.
 
La situación económica actual del país requiere de un campo con raíces firmes en donde cooperen activamente todos los sectores con el fin de que el campo no sólo abastezca la elevada demanda de alimentos de la población, sino que genere condiciones propicias para superar los atrasos en materia de producción y de ingreso de las familias del agro.