menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿La ansiada vacuna salvará la economía en 2021?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿La ansiada vacuna salvará la economía en 2021?

bulletIncluso cuando llegue una vacuna exitosa, no será una panacea económica instantánea, según Chris Chapman, gerente de cartera de Manulife Investment.

Bloomberg | Enda Curran, Suzi Ring y Anchalee Worrachate
25/10/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los inversores que confían en una vacuna contra el coronavirus para salvar la economía mundial en 2021 deben moderar sus ambiciones a medida que los científicos advierten cada vez más sobre un camino largo y difícil por delante.

Si bien las compañías farmacéuticas están avanzando en la búsqueda de una cura para una enfermedad que desencadenó la peor recesión desde la Gran Depresión, quedan dudas sobre cuán efectiva sería la primera ola de vacunas, cuán fácil será distribuirlas a más de 7 mil millones de personas y luego cuántos aceptarán ponérsela.

El futuro del crecimiento mundial depende de las respuestas a esas preguntas, ya que una nueva ola de la pandemia significa que los temores sobre la salud y las restricciones gubernamentales continúan inhibiendo la vida diaria y el comercio.

Te puede interesar. Nuevo 'espaldarazo' a AstraZeneca: estudio demuestra que vacuna genera fuerte respuesta inmunitaria

Incluso cuando llegue un sistema de inmunización exitoso, no será una panacea económica instantánea, dice Chris Chapman, gerente de cartera de Manulife Investment, que administra más de 660 mil millones de dólares.

"En términos de volver realmente al crecimiento anterior a COVID o en esa tendencia, podría llevar más de un año", dijo Chapman. "El momento de la recuperación se retrasará, pero todavía se espera una vacuna en algún momento del próximo año".

Durante décadas, la economía mundial se basó en los banqueros centrales y los ministros de Finanzas para salir de la crisis, sobre la base de que si se inyecta la cantidad correcta de dinero en una economía, finalmente se producirá una recuperación.

Esta vez es diferente, ya que los inversores miran a los científicos y los datos de los ensayos de vacunas y tratamientos en busca de signos de esperanza, a la par que estudian minuciosamente los planes de estímulo que salen de Washington, Beijing o las capitales europeas. Cuanto más dure la búsqueda de una vacuna eficaz, más débiles serán las expansiones económicas.

Sin duda, la ciencia aún podría lograr grandes avances en el corto plazo. Si solo una pequeña proporción de la población, como los trabajadores de la salud y los más vulnerables, estuvieran inmunizados, eso podría marcar una gran diferencia en la reanudación de la vida cotidiana. Los ahorros acumulados por los hogares y las empresas en 2020 podrían comenzar a gastarse en 2021.

Pfizer dijo este mes que podría solicitar la autorización de uso de emergencia en los Estados Unidos a fines de noviembre para su vacuna con el socio alemán BioNTech. Moderna, otro líder en la carrera, también está considerando la posibilidad de una aprobación de emergencia este año si tiene resultados provisionales positivos el próximo mes.

Acto de equilibrio

"Hay una perspectiva justa de que a finales de la primavera las vacunas estarán disponibles en cantidades suficientes para proteger a los grupos más vulnerables", dijo Neil Ferguson, epidemiólogo del Imperial College de Londres y exasesor de COVID-19 del gobierno del Reino Unido. "Pero al menos hasta entonces, la vida seguirá siendo un acto de equilibrio entre la reapertura para la sociedad y mantener el virus bajo control".

Te puede interesar: ¿Qué riesgo tengo de contagiarme de COVID? Esta tabla de situaciones te da una idea

El tema científico también puede ralentizar las cosas. Johnson & Johnson detuvo los ensayos clínicos de su inyección contra COVID-19 este mes después de que un participante se enfermara, semanas después de que AstraZeneca y la Universidad de Oxford detuvieran los estudios por la misma razón. El viernes , ambas empresas anunciaron planes para reanudar sus ensayos en Estados Unidos.

Los tratamientos efectivos que también ayudarían a la recuperación económica también tienen un panorama mixto. Los decepcionantes resultados del ensayo de este mes para el muy aclamado Remdesivir de Gilead Sciences mostraron que el tratamiento antiviral no salva las vidas de los pacientes con COVID-19, a pesar de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, elogió sus beneficios. Aún así, los reguladores estadounidenses autorizaron el uso del medicamento esta semana y Gilead ha desafiado los hallazgos recientes citando otros resultados positivos.

Si bien hay signos esperanzadores de algunos tratamientos con anticuerpos que se están probando, el esteroide dexametasona es uno de los únicos otros tratamientos que muestran un beneficio significativo y está dirigido a personas con síntomas muy graves.

Incluso si se descubre una vacuna eficaz, la logística de distribución seguirá implicando interrupciones en el trabajo, los viajes y el ocio, y se espera que solo un pequeño subconjunto de la población reciba una inyección en primera instancia.

Todo eso significa problemas para el crecimiento global, incluso cuando es probable que los datos en los Estados Unidos y la zona del euro muestren esta semana que se recuperó la economía en el tercer trimestre y no colapsó tanto como se temió.

Sin embargo, hace mucho que se habla de una recuperación en forma de V, a medida que se acerca el invierno en el hemisferio norte, y con él el riesgo de que el virus se propague más fácilmente. Los indicadores de Bloomberg Economics de datos de alta frecuencia ya apuntan a un debilitamiento de la actividad en muchas naciones industrializadas en octubre, particularmente en Europa.

'Muy precario'

"El virus está creando un elemento importante de incertidumbre", dijo el expresidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, a Bloomberg Television la semana pasada. "Preverlo es muy precario".

Un estudio reciente declaró que la economía de los Estados Unidos por sí sola será testigo de “efectos adversos grandes y persistentes” a largo plazo que superan el impacto a corto plazo en parte porque el virus significa una mayor inquietud entre el público.

"Esto no comenzó como una crisis financiera, pero se está transformando en una gran crisis económica, con consecuencias financieras muy graves", dijo a Bloomberg Television la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart. "Hay un largo camino por delante".

Incluso en aquellas partes del mundo donde el virus se ha contenido en gran medida, los consumidores siguen siendo cautelosos. Las ventas minoristas chinas apenas han comenzado a acelerarse a pesar de que hace meses se levantaron los límites más severos al movimiento.

Te puede interesar: Italia impone el uso de cubrebocas y vuelve a cerrar gimnasios y cines

También está la cuestión de la reinfección. Los científicos han descubierto que es posible contraer COVID-19 más de una vez, con un puñado de casos confirmados a nivel mundial. Eso presenta otro obstáculo, que una vacuna solo puede resolver parcialmente.

Existe una alta probabilidad de que el coronavirus, como la gripe, requiera inyecciones regulares para mantenerlo a raya, lo que significa que el virus podría generar un arco aún más largo de lo que ya se esperaba, advirtió Graham Medley, profesor de modelado de enfermedades infecciosas en la London School of Hygiene & Tropical Medicine y miembro del panel asesor de COVID-19 del gobierno del Reino Unido.

"Si la segunda y tercera infecciones son tan infecciosas como la primera infección, y la primera generación de vacunas no es muy eficaz, entonces es posible que COVID-19 continúe siendo un aspecto importante de la vida en 2022", dijo.