Economía

Inversión Extranjera Directa crece 14% en el primer semestre, pese a ambiente volátil

El el capital foráneo apostado en México creció pese a la incertidumbre sobre el comercio global por la imposición de aranceles y las tensiones comerciales.

La Inversión Extranjera Directa (IED) que llegó a México en el primer semestre de 2018 ascendió a los 17 mil 842 millones de dólares, cantidad que es 14 por ciento mayor que la cifra preliminar anotada durante el primer semestre del año pasado, informó la Secretaría de Economía (SE) por medio de un comunicado.

Esto, pese a la incertidumbre generada por el futuro del comercio global con la imposición de aranceles y las tensiones comerciales con Norteamérica, la reforma fiscal de Estados Unidos y las elecciones presidenciales.

El monto de las inversiones recibidas es el mayor desde el primer semestre de 2013, cuando se aprobó la reforma energética y se registraron flujos por 23 mil 800 millones de dólares. Además, el ritmo de crecimiento es el más alto registrado en los últimos tres años.

"No obstante los cambios de política en Estados Unidos y las elecciones presidenciales, la inversión extranjera sigue entrando, ya que México sigue teniendo muy buenos números en cuanto a actividad macroeconómica, que es lo primero que ven las calificadoras. Seguimos teniendo una inflación controlada y una deuda pública también controlada", dijo Rocío Ruiz, subsecretaria de Competitividad y Normatividad de la SE, en entrevista con El Financiero.

Otro factor que influyó en este aumento, aseguró la funcionaria, son los diversos tratados de libre comercio que tiene México. Esta apertura comercial, añadió, permite que no se generen desequilibrios externos, es decir, que haya exportaciones suficientes para financiar las importaciones.

La IED de estos primeros seis meses del año proviene de 2 mil 392 sociedades con participación de capital extranjero y el 58.1 por ciento de las mismas tiene su origen en la reinversión de utilidades; el 16.9 por ciento de nuevas inversiones; y el 25 por ciento por cuentas entre compañías.

El sector que más se vio beneficiado por el capital foráneo apostado en México fue el de manufacturas, el cual recibió el 43.1 por ciento del total de la IED; después el de servicios financieros, que captó el 19.4 por ciento; le sigue energía eléctrica, agua y gas con 8.4 por ciento; comercio, con 8.2 por ciento; minería registró 6.3 por ciento; y el resto de los sectores aglutinaron el 14.6 por ciento de este tipo de inversiones.

"Las inversiones que vienen son de sectores que ya están en México y nos conocen muy bien, la mayor parte son del sector automotriz, del aeroespacial, de la electrónica, los bancos, que es muy importante. Gran parte de la IED también se ha dado por la apertura que hemos tenido en nuestro sector financiero para que puedan venir a invertir a bancos", apuntó Ruiz.

El país que más inversión apuesta en tierras aztecas sigue siendo Estados Unidos, que aglutina el 43.1 por ciento del total de las inyecciones económicas foráneas; después España, que tiene 15.4 por ciento; le sigue Alemania con 8.8 por ciento; Canadá es el cuarto lugar con 7.1 por ciento; el quinto puesto lo tiene Japón con 5.9 por ciento; y el resto de países sumaron el 23.7 por ciento faltante.

En total, en lo que va del sexenio se han captado 192 mil 830 millones de dólares por el concepto de IED, lo que es 22.4 por ciento mayor a la meta planteada en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y 52.8 por ciento más elevada que lo registrado en el periodo homólogo del sexenio anterior.

Las cifras que reporta la SE sólo consideran inversiones realizadas y notificadas de manera formal ante el Registro Nacional de Inversiones Extranjeras; por esta razón la cifras tienen carácter preliminar y es posible que sufran cambios al alza en los trimestres sucesivos.

Para Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tec de Monterrey CCM, el atractivo que México ha mantenido se debe al esfuerzo de algunos estados por generar políticas que permitan atraer los flujos de capital a industrias y zonas específicas.

"De alguna manera México ha mantenido el atractivo para la IED y tiene que ver cómo se han venido desarrollando diferentes industrias en México y los buenos resultados que éstas han tenido. Por otro lado hay regiones del país que se han esforzado por atraer a esa inversión, de tal manera que los gobiernos estatales han puesto diferentes elementos de política económica para atraer estos flujos", expuso.