México coloca deuda por 6,000 mdd luego de serie de recortes a la calificación
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México coloca deuda por 6,000 mdd luego de serie de recortes a la calificación

COMPARTIR

···
menu-trigger

México coloca deuda por 6,000 mdd luego de serie de recortes a la calificación

bulletLos bonos que se ofrecen son con vencimiento a 5, 12 y 31 años, según una persona familiarizada con el asunto consultada por Bloomberg.

Bloomberg / Justin Villamil
22/04/2020
Actualización 22/04/2020 - 16:21
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

México vendió este miércoles bonos por 6 mil millones de dólares en una oferta de deuda en tres partes, solo días después de una ola de rebajas crediticias que acercó un paso más a la nación al grado especulativo.

La venta se produce por el brote del nuevo coronavirus y una caída del precio del petróleo que perjudican las perspectivas económicas del país.

"El día de hoy la Secretaría de Hacienda y Crédito Público concluyó una operación de financiamiento en el mercado de dólares, la cual no representa endeudamiento adicional a los límites de endeudamiento neto establecidos en la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2020 aprobados por el congreso", indicó Hacienda en un comunicado.

México ofreció notas con vencimiento a 5, 12 y 31 años.

Los bonos a 5 años tendrán rendimientos de 4.125 por ciento, muy por encima de la última emisión del Gobierno en enero, cuando los bonos a 10 años arrojaron solo 3.313 por ciento. El rendimiento es una indicación más de cuán difícil es el momento para México, que está lidiando con los efectos del brote de coronavirus y una caída del precio del petróleo. Los bonos a 12 y 31 años rendirán 5 por ciento y 5.5 por ciento, respectivamente.

Arturo Herrera, secretario de Hacienda, informó a través de su cuenta de Twitter que la demanda fue de casi 28 mil millones de dólares (4.7 veces mayor al monto ofertado).

"Esta es la colocación de bonos con mayor demanda en la historia del Gobierno federal, sobre todo en los instrumentos de mayor plazo como lo fueron el de 12 y 31 años", señaló la dependencia.

Es un momento arriesgado para el Gobierno mexicano, que vende deuda por primera vez desde que se desató el riesgo del COVID-19 en enero. Los diferenciales de swaps de incumplimiento crediticio de la deuda soberana de México están cerca de su nivel más alto desde la crisis financiera.

“No es el mejor momento después de las rebajas de calificación y con la aversión al riesgo que queda”, enfatizó Claudia Ceja, analista de BBVA con sede en Ciudad de México.

“Pero dado que los niveles son altos, debería haber demanda, y difícilmente habrá un buen momento para las subastas en los próximos dos o tres meses”, agregó.

Desde la última emisión de deuda de México, el 16 de enero, el rendimiento de los bonos de referencia a 10 años de México ha aumentado 1.3 puntos porcentuales a 4.55 por ciento. La medida se dio con una venta masiva de activos mexicanos y el peso perdió casi 30 por ciento de su valor durante el mismo período.

El viernes, Moody's se unió a S&P y Fitch Ratings en la rebaja de la calificación soberana. Moody’s también rebajó los bonos de Petróleos Mexicanos (Pemex) con lo que perdió el grado de inversión, un evento preocupante para México, ya que inversionistas apostaron que un mayor apoyo estatal para la mayor petrolera más endeudada del mundo erosionará la posición fiscal del país.

Administradores de fondos y calificadoras también están preocupados por la respuesta de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador al nuevo coronavirus y su impacto económico. Mientras que países de todo el mundo planean ambiciosas medidas de gasto para enfrentar la amenaza del virus, México se ha apretado el cinturón, prometiendo medidas de austeridad de 622 mil 500 millones de pesos (25 mil 600 millones de dólares).

La falta de estímulo y el rechazo de López Obrador a cualquier medida de rescate para las compañías más grandes del país ha llevado a economistas a recortar sus pronósticos. La mayoría espera una contracción económica de cerca de 5 por ciento para este año, mientras que algunos, incluido Bank of America, esperan una caída más cercana al 8 por ciento.

Luis Gonzalí Saucedo, VP Portfolio Manager en Franklin Templeton, comentó a El Financiero que el Gobierno federal salió a refinanciar a tasas más altas debido a que las condiciones de riesgo en el mercado y para el país cambiaron.

“Si te fijas en el riesgo México, medido a través del CDS (permuta de incumplimiento crediticio), a finales del año pasado estaba alrededor de los 80 puntos y Hacienda colocó el 7 de enero y el 13 de enero emisiones en dólares y euros en niveles de riesgo bajísimos, ahorita el CDS está cercano a 300 puntos y eso obviamente se refleja en las tasas, por lo que si salieron a refinanciar mucho más caro”, explicó.

Gonzalí descartó que esta colocación se hiciera debido al temor de perder el grado de inversión o porque el escenario se vaya a poner peor.

Indicó que, en un mundo de tasas cercanas a cero, que un país que todavía está en ‘grado de inversión’ te esté pagando esa tasa es atractivo.

En tanto, Marco Oviedo, economista en jefe para América Latina de Barclays, explicó que dado que los vencimientos de deuda del Gobierno federal en dólares no son muchos.

"Me parece que el mercado está leyendo esto como una operación de prefondeo para después darle algo de los recursos a petróleos mexicanos. En materia de financiamiento, el Gobierno no tiene grandes retos y a pesar de las bajas de calificación, nos parece que el salir tan agresivos en el mercado externo representa el objetivo de apoyar a Pemex, que tiene vencimientos para este año alrededor de la cifra que se levanta”.

Con información de Rubén Rivera