Economía

Gasto público y bajos ingresos no petroleros ampliarán déficit fiscal: Moody's

La calificadora estima un superávit primario de 0.5 por ciento del PIB y un déficit fiscal del 2.4 por ciento para este año.

La agencia de calificación crediticia Moody's advirtió este martes que el déficit fiscal del país podría ampliarse más de lo estimado debido a que se espera una reactivación del gasto público en lo que resta del año así como un menor flujo de ingresos no petroleros.

"Una mayor ejecución del presupuesto, junto con nuestra proyección de ingresos no petroleros débiles debido a la desaceleración económica, conducirá a un déficit fiscal más amplio de lo presupuestado. En consecuencia, estimamos un superávit primario del 0.5 por ciento del PIB y un déficit fiscal del 2.4 por ciento para 2019", indicó la agencia.

Moody's espera un repunte en la ejecución del gasto público en los próximos meses, particularmente en gastos de capital, que han bajado un 9 por ciento interanual en el período acumulado de enero a junio.

Por otra parte, la calificadora advirtió que el desafío fiscal que enfrentan las autoridades en 2019 y 2020 se relaciona con la lentitud de los ingresos no petroleros dada una economía débil y la disminución de los ingresos de ese sector.

"Esta característica estructural de las finanzas del gobierno de México se verá agravada por la decisión del gobierno de proporcionar desgravación fiscal a PEMEX en 2020 y 2021", indicó.

Además, señaló que el uso del Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros para cumplir con el objetivo de superávit primario del 1 por ciento del PIB, deja vulnerable a la economía de crisis y choques externos.

"El uso de reservas de efectivo preexistentes, es decir, fondos del FEIP, para cumplir con los objetivos fiscales reducirá las reservas financieras disponibles para hacer frente a las crisis cíclicas y responder a las crisis", destacó.

De esta manera, Moody's indicó que la administración eventualmente tendrá que elegir entre continuar adoptando políticas procíclicas en un contexto de bajo crecimiento, por ejemplo, una mayor reducción de gastos, impuestos más altos, o, alternativamente, estar dispuesto a tolerar mayores déficits fiscales.

También lee: