menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Urge FMI apoyo fiscal a México de 3.5% del PIB

COMPARTIR

···
menu-trigger

Urge FMI apoyo fiscal a México de 3.5% del PIB

bulletEl Fondo Monetario Internacional mejoró los pronósticos para la economía mexicana, pero consideró que el país requiere un paquete integral de estímulos fiscales y monetarios a corto plazo.

Clara Zepeda
06/10/2020
Actualización 07/10/2020 - 4:50
El FMI consideró que los retrocesos en las reformas estructurales generan incertidumbre política que pueden impedir la recuperación.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró los pronósticos para la economía mexicana, pero consideró que el país requiere un paquete integral de estímulos fiscales y monetarios a corto plazo, para limitar los daños de la pandemia sobre la economía y preparar el escenario para una recuperación sólida.

“Un mayor apoyo fiscal temporal a corto plazo aliviaría las tensiones actuales y limitaría el daño económico a largo plazo”, anotó el organismo en su declaración final sobre la misión del Artículo IV sobre México.

Asimismo, señaló que a mediano plazo requiere una reforma tributaria y otros cambios estructurales para impulsar la inversión y el crecimiento.

Señaló que una mayor relajación monetaria, en el contexto de unas expectativas de inflación bien ancladas, ayudaría a respaldar el financiamiento y la recuperación, por lo que se podría considerar la posibilidad de reducir aún más la tasa de referencia del banco central.

El FMI indicó que el país se beneficiaría de un apoyo fiscal temporal a corto plazo de 2.5 a 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto.

“México tiene cierto espacio fiscal y goza de un cómodo acceso a los mercados, que podría utilizarse durante estos tiempos difíciles”, indicó.

Señaló que el apoyo fiscal en México fue de apenas 0.7 por ciento del PIB, muy por debajo del promedio de los países emergentes del G20 que supera el 3.0 por ciento.

De acuerdo con sus pronósticos, en este año la actividad económica se contraerá 9.0 por ciento, lo que implica una mejoría sobre la estimación anterior, de una caída de 10.5 por ciento. Para 2021 elevó su expectativa de 3.3 a 3.5 por ciento, y estima un avance de 2.0 por ciento para los siguientes años.

Sin embargo, señaló que el empleo, los ingresos y la pobreza tardarán varios años en volver a los niveles anteriores a la pandemia de COVID-19.

"No solo se están retrasando los logros de la última década en estas áreas, sino que el desafío de bajo crecimiento de México desde hace mucho tiempo parece empeorar”, aseveró el organismo internacional.

El FMI consideró que los retrocesos en las reformas estructurales generan incertidumbre política que pueden impedir la recuperación; sin embargo, reconoció las fortalezas del país en términos de su política macroeconómica y fundamentos del sector externo y financiero ampliamente sólidos.

Agregó que si el Gobierno mexicano quiere limitar el daño económico por la pandemia del COVID- 19 necesita otorgar más apoyo fiscal directo y deberá anunciar una reforma tributaria creíble a mediano plazo, la cual contemple eliminar los productos nacionales de tipo cero, reducir las exenciones y ampliar la base tributaria.

De acuerdo con los especialistas del organismo internacional sobre México, el COVID-19 ha cobrado un trágico costo humano, social y económico en nuestro país, ya que la proporción de la población en situación de pobreza laboral saltó del 36 al 48 por ciento. Esto apunta a la carga desproporcionada del impacto sobre los pobres y los vulnerables.

Añadieron que los retrocesos de las reformas crean una incertidumbre política que puede impedir la recuperación.

El T-MEC, indicó, ha reducido la incertidumbre relacionada con el comercio. Sin embargo, comentaron, han continuado los retrocesos de las reformas internas que pesaron sobre la inversión antes de la pandemia (por ejemplo, en el sector energético y la cancelación de algunas grandes inversiones privadas), lo que podría debilitar la recuperación y limitar las ganancias del T-MEC, incluido el apuntalamiento de las cadenas de suministro a Norte América.

El organismo sugirió programar una reforma fiscal a mediano plazo donde se amplíe la base de contribuyentes, aumenten los impuestos a la propiedad y el registro de vehículos, además de eliminar la tasa cero de IVA y reducir las exenciones en este impuesto.

El personal del FMI estima que una reforma tributaria bien diseñada podría aumentar los ingresos entre un 3.0 y un 4.0 por ciento del PIB, reduciendo así también la brecha en la recaudación de impuestos en relación con sus pares internacionales.

Sobre el Impuesto Sobre la Renta (ISR), indicó que si bien el aumento de las tasas puede agregar algunos ingresos limitados, se necesita una ampliación de la base, y se puede lograr racionalizando los gastos tributarios ineficientes y regresivos y reduciendo el umbral para el tramo superior de dicho impuesto.

Respecto al impuesto a las gasolinas, indicó que la política de garantizar un crecimiento por debajo de la inflación debe reconsiderarse, ya que ayuda de manera desproporcionada a los de mayores ingresos.

Entre otras recomendaciones del organismo destacó el posponer los planes de la refinería Dos Bocas hasta que sea rentable hacerlo.

Además, consideró que ante las crecientes pérdidas de Pemex, es aconsejable enfocar la producción solo en campos rentables, vender activos no esenciales y frenar los planes para elevar la producción de la refinación con pérdidas. Indicó que la asociación de Pemex con empresas privadas proporcionaría el capital y los conocimientos técnicos necesarios a la petrolera.