Economía

FMI ha desembolsado 5.5 mil mdd en apoyos financieros para América Latina

Mientras se vive la pandemia del coronavirus, los gobiernos deben irse preparando para la recuperación, dijo Kristalina Georgieva, directora gerente del organismo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha desembolsado aproximadamente 5.5 mil millones de dólares de financiamiento total a 17 países en el Caribe, América Central y América del Sur, dijo este miércoles Kristalina Georgieva, directora gerente del organismo.

En el marco de su participación en la Conferencia de Líderes de América Latina y el Caribe organizada por el Gobierno de España, Georgieva alertó que mientras se vive la pandemia del coronavirus, los gobiernos deben irse preparando para la recuperación.

"Primero, preparándose para un cambio eventual en las políticas, cuando llegue el momento de ayudar a los trabajadores a regresar al empleo. Segundo, garantizar que el sistema financiero sea sólido y confiable y pueda apoyar la recuperación futura. Tercero, usar el estímulo fiscal con prudencia, no solo para ayudar a impulsar el crecimiento y el empleo, sino también para crear un mundo pospandémico más resistente", dijo.

Además del financiamiento otorgado ya por el organismo en la región, también aprobó el acceso a nuevas instalaciones de líneas de crédito flexibles a Chile y Perú y renovó la línea de Colombia, ampliando nuestros préstamos preventivos a la región a 107 mil millones de dólares, aseguró.

"También continuaremos nuestro tremendo compromiso con la región en materia de desarrollo de capacidades y asesoramiento sobre políticas. Mientras vivimos con la pandemia, los gobiernos deben ser ágiles y comenzar a planificar la eventual recuperación", dijo.

10% de las pérdidas globales, provienen de la región

Al menos un 10 por ciento de la pérdida acumulada para la economía global estimada en más de 12 billones de dólares entre 2020 y 2021, proviene de América Latina, y la recesión estimada alcanza una caída del PIB regional de 9.3 por ciento, según estimados del FMI, por lo que la cooperación en una respuesta conjunta, es el enfoque con el que se debe atender la crisis de COVID en América Latina y el Caribe, dijo Georgieva.

"Pensar en una respuesta conjunta es el enfoque correcto para los países que comparten mucho, historia, idioma, valores, cultura, y más recientemente una relación económica profunda y multifacética sostenida por varios acuerdos comerciales y profundos flujos de comercio e inversión", dijo.

En esta crisis global, con casi el 95 por ciento de los países proyectados para enfrentar un crecimiento negativo del ingreso per cápita en 2020, los mercados emergentes y las economías en desarrollo (excluyendo China) tendrán un mayor impacto en el crecimiento del PIB que las economías avanzadas. Esto se traduce en un riesgo de desacelerar o incluso revertir el proceso de reducción de la pobreza y también desacelerar la convergencia entre los mercados emergentes y las economías avanzadas, expuso la funcionaria.

La región se ha visto afectada por el efecto directo de los bloqueos y efectos indirectos del resto del mundo a través de los precios más bajos de los productos básicos, las remesas y el turismo, así como las salidas de capital.

Las economías del Caribe están sufriendo aún más debido a su alta dependencia de uno de los sectores más impactados, el turismo, que, para algunos, representa del 50 al 90 por ciento del PIB y el empleo. El enfoque de la temporada de huracanes plantea riesgos adicionales, aseguró.

"Permítanme decir nuevamente, este es el momento de hacer todo lo necesario para apoyar a los más afectados por la crisis. Por lo tanto, gaste lo que sea necesario, pero gaste con prudencia y conserve sus recibos, ambos para devolver eventualmente", dijo.

Dada la magnitud de la crisis y la incertidumbre sin precedentes, destacó las medidas implementadas por los gobiernos para proteger a los más vulnerables, y señaló los programas de efectivo y alimentos para familias desprotegidas en Argentina y Paraguay; en Chile, Perú y Colombia el despliegue de subsidios salariales y garantías y préstamos a las Pyme enfermas.