Economía

FMI evalúa a México: le recomienda mitigar la informalidad y revisar estrategia de Pemex

El organismo también recomendó una reforma fiscal y de pensiones en el mediano plazo.

Priorizar el gasto público para promover el crecimiento sostenible, aumentar la inversión pública, abordar "contundentemente" la informalidad y revisar la estrategia de negocio de Pemex, fueron parte de las recomendaciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo a México tras concluir la evaluación anual 'Artículo IV'.

Junto con la recomendación de ampliar el apoyo fiscal para limitar el daño de la pandemia, los directores del equipo del FMI que participaron en esta consulta hicieron hincapié en una mayor repriorización del gasto público para promover crecimiento inclusivo mediante el fortalecimiento de la protección social y el aumento de la inversión pública.

"Exhortaron a las autoridades a revisar la estrategia de negocio de Pemex y reformar aún más su gobernanza", señala el documento publicado este miércoles, como secuencia de la primera entrega de resultados hecha el mes pasado.


Las recomendaciones fueron múltiples y en varios frentes, desde aumentar el apoyo fiscal ya que limitarlo "podría generar una mayor presión sobre las finanzas públicas a través de una contracción económica más profunda", hasta aplicar reformas estructurales como una reforma fiscal y de pensiones en el mediano plazo.

"La implementación resuelta de reformas estructurales es clave para lograr mejoras duraderas en la inversión y la productividad y para obtener los beneficios del T-MEC", señala el documento.

El pronóstico del FMI indica que la economía mexicana se contraerá 9 por ciento en 2020 y en 2021 tendrá un rebote de 3.5 por ciento en el PIB, con una recuperación gradual que en el contexto de considerables riesgos e incertidumbre sobre la evolución de la pandemia de COVID-19, "es probable que persistan los grandes costos sociales y económicos".

Optimizar la eficiencia de la inversión pública, mejorar el acceso al crédito y aprovechar la participación privada en el sector energético, fueron otras de las recomendaciones, así como considerar un sistema nacional de beneficios por desempleo; considerar medidas complementarias para mitigar la informalidad del mercado laboral y ampliar la base impositiva con aumentos en los impuestos locales.