FMI advierte sobre el impacto de un mayor poderío corporativo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

FMI advierte sobre el impacto de un mayor poderío corporativo

COMPARTIR

···

FMI advierte sobre el impacto de un mayor poderío corporativo

En su informe 'Perspectivas Económicas Mundiales', el Fondo detalló los retos a los que se enfrentan los países respecto al ámbito empresarial.

Leticia Hernández
03/04/2019
Christine Lagarde, titular del FMI.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El creciente poder de mercado adquirido por un grupo de grandes empresas de países avanzados podría tener efectos macroeconómicos que hasta hoy son poco perceptibles, señaló este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo que son necesarias mayores políticas para estimular la competencia.

También recomendó reactivar la liberalización comercial para mantener a la baja los precios de los bienes de capital que son un impulso a la inversión en todo el mundo y aclara que si se busca cambiar la balanza comercial particular entre dos países, los cambios de tarifas tienen un menor impacto que los factores macroeconómicos, que incluyen política fiscal y ciclos crediticios.

A la víspera de las Reuniones de Primavera 2019, el organismo publicó los tres capítulos analíticos de su reporte Perspectivas Económicas Mundiales.

En el Capítulo 2, el organismo realizó un análisis a casi un millón de compañías de 27 economías avanzadas y emergentes desde principios del 2000.

Concluyó que un grupo de grandes empresas han cobrado un importante poder de mercado y, aunque ahora las implicaciones de ese poderío a nivel macroeconómico son modestas, si aumentan podrían debilitar la inversión, disuadir la innovación, reducir las participaciones en el ingreso laboral y dificultar la estabilidad de la política monetaria.

“Aunque por el momento el creciente poder del mercado corporativo parece ser un reflejo más del “mayor ganador” entre las empresas más productivas e innovadoras, que producto de políticas débiles a favor de la competencia, sus desafiantes implicaciones macroeconómicas requieren reformas que mantengan fuerte la competencia futura del mercado”, detalló.

Conforme las empresas ganan poderío tienen a reducir sus inversiones en capital fijo, pueden reducir la producción y extender este impacto a otras empresas a través de los vínculos comerciales en las cadenas de suministros al reducir su demanda de insumos desde el extranjero.

Según sus datos, la inversión privada fija ha disminuido cerca de 25 por ciento en promedio entre las economías avanzadas desde la crisis financiera global a pesar de la caída en los costos de endeudarse, mayores utilidades corporativas y retornos en capital más altos a los estimados.

Asimismo, identificó que un aumento de 10 puntos porcentuales en el margen de ganancia de una empresa se asocia con una disminución estadísticamente significativa de 0.6 puntos porcentuales en su tasa de inversión de capital físico.

El progreso tecnológico ha sido relevante para mantener el ritmo de disminución en los precios de los bienes de capital, factor que proporciona un impulso a la inversión real en maquinaria y equipo en todo el mundo, concluyó el Capítulo 3 del reporte del FMI, aunque diferencia a los mercados emergentes en donde la menor productividad hace que los precios de los bienes no hayan bajado de manera significativa como en las economías avanzadas.

Para todas las economías, el FMI recomienda reactivar la liberalización comercial, reducir los costos comerciales de las barreras arancelarias y otras, y abordar las áreas más relevantes para la integración continua en la economía mundial contemporánea como la cooperación regulatoria, el comercio electrónico y el aprovechamiento de las complementariedades entre las inversiones.

Todo esto ayudaría a mantener el ritmo de disminución de los precios relativos de los bienes de capital y estimularía aún más la inversión.

Los factores macroeconómicos, no los aranceles, explican la mayoría de los cambios en las balanzas comerciales entre dos países, destacó el FMI en su Capítulo 4 “Impulsores del comercio bilateral y efectos de las tarifas”.

Cuando la diferencia en el valor de las exportaciones e importaciones entre dos países se busca modificar con un cambio arancelario, éste tiende a ser compensado por cambios en los balances bilaterales con otros socios a través del desvío comercial, con poco o ningún impacto en la balanza comercial agregada.

En lugar de eso, lo que impulsa el comercio es la macroeconomía que incluyen la política fiscal, la demografía y la débil demanda interna, pero también pueden incluir políticas de tipo de cambio y políticas internas de la oferta, como subsidios a empresas estatales o a sectores de exportación.

Si bien el impacto directo de los aranceles en la evolución de las balanzas comerciales bilaterales ha sido pequeño en relación con los factores macroeconómicos, esto no significa que los aranceles no importen, advirtió el FMI.

A largo plazo, los cambios grandes y sostenidos en las tarifas pueden moldear la organización internacional de la producción a medida que las empresas ajustan la inversión y la estructuración de la producción nacional e internacional, como la organización en cadenas de valor globales: los diferentes procesos en diferentes partes del mundo que agregan valor a los bienes y servicios que se producen.