3 escenarios sobre la negociación de EU y China para esta semana
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

3 escenarios sobre la negociación de EU y China para esta semana

COMPARTIR

···
menu-trigger

3 escenarios sobre la negociación de EU y China para esta semana

bulletEsta semana, el viceprimer ministro chino, Liu He, se reunirá con el representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en Washington, aunque no se espera un acuerdo que acabe con la guerra comercial entre ambos países, sí se estiman avances.

Bloomberg Por Andrew Mayeda, Ye Xie y Jenny Leonard
27/01/2019
Actualización 27/01/2019 - 21:07
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Estados Unidos y China sostendrán una ronda de conversaciones clave esta semana en un intento por terminar su guerra comercial. Interpretar si han hecho un progreso real hacia una tregua no será un asunto fácil.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino Xi Jinping dieron a sus funcionarios hasta el 1 de marzo para elaborar un acuerdo sobre los "cambios estructurales" en el modelo económico de China. Si fracasan, Trump ha prometido aumentar la tasa arancelaria a 25 por ciento desde el 10 por ciento actual contra las importaciones chinas. El colapso de las conversaciones desbarataría las esperanzas de una tregua duradera que elimine una de las nubes más oscuras que se cierne sobre la economía mundial.

El viceprimer ministro chino, Liu He, se reunirá con el representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en Washington a partir de este miércoles y durante dos días. Se basarán en las discusiones que ya se han realizado sobre temas que van desde la cantidad de soja estadounidense que compra China a los subsidios que Beijing otorga a sus empresas estatales.

Si bien no se espera que se anuncie un acuerdo final esta semana, existe la posibilidad de que los negociadores presenten un paquete de propuestas para entregarselas a ambos presidentes, dijo William Reinsch, un exfuncionario de Comercio durante el gobierno de Clinton.

"Todos están divididos porque el presidente Trump es muy impredecible", indicó Reinsch, quien ahora es asesor senior del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington. "Es probable que sea 50-50 si lo aceptará", agregó

Aquí hay una serie de escenarios a considerar, y pistas a tener en cuenta, a medida que comienzan las conversaciones:

Incluso si Lighthizer y Liu llegan a un acuerdo esta semana, probablemente tomará tiempo informar a los dos presidentes y que Trump y Xi decidan si están satisfechos con el mismo. No se esperan muchas declaraciones de Liu o de Lighthizer, ya que rara vez dicen mucho a los grupos de reporteros.

Eso deja a las vagas declaraciones oficiales como la mejor manera de determinar cuánto progreso se hizo. Tras las últimas reuniones en Beijing, las dos partes emitieron declaraciones por separado. Estados Unidos reconoció el progreso en temas como las compras de productos estadounidenses, pero agregó que cualquier acuerdo debería incluir "la verificación continua y la aplicación efectiva". Los chinos calificaron las conversaciones como "extensas y detalladas".

Las líneas generales de un acuerdo son claras en este punto. Los chinos probablemente estarán de acuerdo en comprar más productos estadounidenses, Beijing podría prometer que dejará de robar la propiedad intelectual, y las dos partes podrían desarrollar un sistema viable para implementar esto.

Si los funcionarios indican que planean celebrar otra ronda de conversaciones, sería una señal de que las dos partes aún piensan que se puede llegar a un acuerdo antes del 1 de marzo. Otro posible resultado es que si las partes acuerdan reunirse nuevamente, sería una extensión de la tregua arancelaria.

"Las cosas más fáciles de anunciar por los negociadores comerciales son las cuestiones de procedimiento", dijo Jennifer Hillman, profesora de derecho y experta en comercio de la Universidad Georgetown en Washington. "Se van a encontrar, a hablar. Si no pueden estar de acuerdo con eso estarán en mal estado”.

En el mejor de los casos, los chinos acudirían a la mesa con una oferta sobre reformas económicas más ambiciosa de lo esperado. Eso convence a Lighthizer, un halcón de China y quien ha dicho que el progreso en Beijing llevará años, sobre que los chinos toman en serio la apertura de su modelo impulsado por el estado. Eso podría ser suficiente para que Trump o la Casa Blanca celebren un principio de acuerdo. Los mercados se unirían, evitando meses de ansiedad por una guerra comercial global.

El problema es que los chinos necesitarían una oferta que demuestre que están decididos a reducir el control del Estado en la segunda mayor economía del mundo. "Estados Unidos quiere cambios amplios en el gobierno corporativo de China", dijo David Loevinger, un exfuncionario del Tesoro, quien ahora es director gerente de TCW Group. "Es muy difícil de hacer", añadió.

Si no hay ninguna declaración de ningún tipo al final de las conversaciones, ¡Cuidado! Un agresivo tuit de Trump puede no estar muy lejos, expresando su frustración por la falta de progreso.

En mayo pasado, los dos países emitieron una declaración conjunta en la que China acordó aumentar los productos agrícolas y las exportaciones de energía, y reconoció la importancia de proteger la propiedad intelectual. En unos días, el presidente rechazó lo acordado y envió a sus negociadores de vuelta a la mesa.

Una reacción similar de Trump podría congelar las conversaciones mucho tiempo. Mucho dependerá de cómo los 'halcones' de su administración, incluyendo a Lighthizer, el asesor de la Casa Blanca; Peter Navarro y el secretario de Comercio, Wilbur Ross, reaccionen a las ofertas de China.

"Lo que me preocupa es que en el transcurso del último año, el equilibrio de poder se ha desplazado hacia los halcones de China", dijo Loevinger. "Todavía no está claro qué llevará a los Estados Unidos a decir que sí", indicó.

Si no lo hacen, podría pasar mucho tiempo antes de los siguientes acercamientos entre Washington y Beijing.