México, uno de los 'perdedores' por cambios en el T-MEC: Washington Post
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México, uno de los 'perdedores' por cambios en el T-MEC: Washington Post

COMPARTIR

···
menu-trigger

México, uno de los 'perdedores' por cambios en el T-MEC: Washington Post

bulletEl diario estadounidense publicó un texto en el que detalló, a su parecer, quienes habían ganado o perdido más tras la firma del protocolo modificatorio.

Héctor Usla
11/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

The Washington Post señaló en una publicación a los 'ganadores y perdedores' tras la firma del protocolo modificatorio del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El diario apuntó que México fue uno de los que menos salió 'bien librado' tras el acuerdo porque “ tuvo que ceder más en las negociaciones del T-MEC”.

“Su economía está técnicamente en recesión ahora, hicieron el mejor trato posible, pero el T-MEC busca claramente que sea más difícil que empresas de Estados Unidos y Canadá cierren sus fábricas y se muden por completo a México (especialmente en la industria automotriz), donde los costos laborales son más baratos”, apunta la publicación estadounidense.

Otros perdedores que destacó The Washington Post fueron: China, los productos farmacéuticos, los compradores de automóviles estadounidenses y, en general, la nueva forma de realizar acuerdos comerciales en el mundo.

En cuanto a la apreciación del medio sobre México, Gustavo Flores-Macías, profesor de la Universidad de Cornell, comentó en entrevista con El Financiero que coincide con dicha apreciación, ya que en Estados Unidos se tiene la percepción de que las concesiones se hicieron para favorecer a ese país.

“La gran pregunta es saber si México podría haberlo hecho mejor, aunque desde mi punto de vista, antes de que terminaran las negociaciones del T-MEC en la administración de Peña Nieto, hubo una equivocación al tomar la decisión de negociar de forma bilateral con Estados Unidos y dejar un poco al lado a Canadá, ya que pudieron empujar juntos las demandas del país vecino”.

El académico consideró que México tenía poco margen de maniobra tras el cambio de administración.

El experto estimó que los beneficios para EU son más políticos que económicos, ya que el impacto del T-MEC en el PIB sería de apenas .35 por ciento durante los próximos seis años, mientras que únicamente se generaría alrededor de 176 mil empleos, y para la economía más grande del mundo es muy poco.

“Pero para México habría sido mucho más importante obtener un mejor acuerdo, ya que poco más del 80 por ciento de sus exportaciones van a territorio estadounidense”, puntualizó.

El país entrará en un periodo de cierta estabilidad, lo que traerá confianza en los inversionistas y podría derivar en una reanudación de proyectos detenidos, dijo el profesor de la Universidad de Cornell.

“Dado que Trump ya tiene una gran victoria en el comercio antes de las elecciones presidenciales de 2020, ahora hay menos presión para que haga un trato con China, además, el periodo de protección de 10 años a medicamentos biotecnológicos fue eliminada, lo que representará un duro golpe para las compañías farmacéuticas que querían más años para poder cobrar precios más altos”, reveló el artículo.

Respecto al sector automotriz, economistas y expertos del sector automotriz piensan que el T-MEC provocará que aumenten los precios de los automóviles en los Estados Unidos, especialmente en los automóviles pequeños que se producían en México.

El martes, las delegaciones negociadoras de los tres países firmaron en Palacio Nacional el protocolo modificatorio al T-MEC, luego de alcanzar un acuerdo en la aplicación del tratado, y con lo cual, el tratado comercial estaría listo para ser ratificado.

Encabezados por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la firma acudieron la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland; el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer; y Jared Kushner, asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Posterior a la firma, el tratado deberá ser aprobado por los Congresos de los tres países para su posterior ratificación.