Este Buen Fin llega a hogares que se endeudan cada vez menos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este Buen Fin llega a hogares que se endeudan cada vez menos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Este Buen Fin llega a hogares que se endeudan cada vez menos

bulletEl financiamiento al consumo creció apenas 1.5 por ciento real anual en septiembre, mientras que el endeudamiento por tarjetas avanzó sólo 1.3 por ciento.

Eduardo Jardón
16/11/2018
El debilitamiento del crédito es reflejo que los consumidores perciben que se ha encarecido.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La octava edición de El Buen Fin llega en un momento en que los hogares muestran un menor ánimo por endeudarse y realizar compras, además de que se ha deteriorado su capacidad de pago.

El financiamiento al consumo creció apenas 1.5 por ciento real anual en septiembre pasado y lleva poco más de dos años debilitándose, desde el 11 por ciento anual que registró en julio de 2016.

En tarjetas de crédito el endeudamiento creció 1.3 por ciento real anual en septiembre, en préstamos de nómina la variación fue de apenas 0.6 y en créditos personales se contrajo 0.5 por ciento. En bienes de consumo duradero se observa un crecimiento de 8.3 por ciento, pero es impulsado principalmente por el segmento automotriz, de acuerdo con los registros del Banco de México.

Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía en el Tec de Monterrey, apuntó que el debilitamiento del crédito es reflejo que los consumidores perciben que se ha encarecido, lo que va a afectar las compras durante El Buen Fin de este año, ya que ahora estarán menos propensos a asumir deuda a mayores tasas. “La gente ya vio que es más caro pedir crédito”, dijo.

Detalló que el índice de confianza de los consumidores tuvo un fuerte crecimiento en julio, reflejo de la percepción que la situación económica venía bien, pero de ese mes a la fecha este indicador se ha contraído, lo que limita el consumo. A esto se suma que los bancos han disminuido los límites de crédito, lo que le resta poder de compra a los consumidores.

Datos del Banco de México señalan que la tasa de interés promedio en tarjetas de crédito se ubicó en 34.9 por ciento en junio, la más elevada por lo menos desde 2011, y muestra una clara tendencia al alza desde 2015.

Reportes de Intercam y BBVA Research han atribuido la desaceleración del crédito a factores como presiones inflacionarias, la actual coyuntura de incertidumbre, menor crecimiento en el empleo formal y una menor recuperación real del salario.

Esto sucede con una tendencia al alza en la morosidad, que se ubicó en 4.6 por ciento en septiembre.

Placeholder block