Estados Unidos evita el 'precipicio fiscal'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estados Unidos evita el 'precipicio fiscal'

COMPARTIR

···
menu-trigger
Economía

Estados Unidos evita el 'precipicio fiscal'

bullet

02/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Agencias
 
Washington.- El Congreso de Estados Unidos aprobó ayer un acuerdo con el que se evitó el 'abismo fiscal', que hubiera conducido a la mayor economía del mundo a una recesión.
 
El proyecto de ley, aprobado durante la noche por la Cámara de Representantes, dominada por la oposición republicana, en una votación de 257 contra 167, marca una victoria para el presidente Barack Obama, quien debe ahora firmarlo para que entre en vigor.
 
Principales puntos del acuerdo:
 
Aumentarán impuestos a familias con ingresos de más de 450,000 dólares anuales
Posterga por 2 meses recortes al gasto por 109,000 millones de dólares
• 98% de las familias no verá aumento de impuestos
Se extendrá seguro de desempleo para 2 millones de estadounidenses
 
El texto prevé un aumento de los impuestos para los más ricos (la tasa pasará de 35 a 39.6% para los hogares con ingresos superiores a 450,000 dólares anuales).
 
Pero también el acuerdo posterga por 2 meses los recortes presupuestarios automáticos que tenían que empezar a aplicarse el miércoles, y dar así más tiempo a los legisladores para elaborar un plan de reducción del gasto.
 
Este enfrentamiento anuncia otro en las próximas semanas, para aumentar el techo legal de la deuda, de 16.4 billones de dólares, que oficialmente se alcanzó el lunes.
 
La decisión de postergar las negociaciones sobre el gasto público podría hacer que se acumulen estos dos asuntos y, por lo tanto, la amenaza de un nuevo 'precipicio fiscal' aún más temible.
 
Pero al mismo tiempo prepararía el escenario para un nuevo enfrentamiento entre demócratas y republicanos a finales de febrero.
 
"Hay más trabajo aún por hacer para reducir nuestro déficit, y estoy dispuesto a hacerlo", señaló Obama.
 
Después de meses de agonía por la crisis, semanas de debate sobre una posible solución y días de intensas negociaciones a puertas cerradas, una abrumadora mayoría del Senado de Estados Unidos (89 contra 8) aprobó la madrugada del martes un controvertido proyecto de ley que evita el llamado "precipicio fiscal".
 
La iniciativa es el resultado de una combinación de un aumento de impuestos a los hogares con ingresos más altos y recortes presupuestarios automáticos que entran en vigor al vencer un paquete de exenciones fiscales, aprobadas durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009) y de un acuerdo alcanzado en 2011 por los legisladores.
 
En un comunicado difundido el martes, la Casa Blanca alabó las virtudes de una solución que "mantiene el Impuesto sobre la Renta en un nivel modesto para la clase media", y que significa que "los millonarios y multimillonarios pagarán su parte justa para reducir el déficit".
 
Pero para eso el presidente tuvo que ceder y algunos en el bando demócrata se mostraban decepcionados, puesto que Obama había defendido a capa y espada durante su campaña electoral que el aumento de impuestos se aplicaría a los hogares con ingresos superiores a los 250,000 dólares anuales.
 
El vicepresidente Joe Biden, quien negoció el acuerdo con el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, acudió al Capitolio para convencer a los senadores demócratas, algunos de los cuales querían que el aumento de los impuestos tuviera efecto sobre un umbral más bajo, de 250,000 dólares, como proponía también Obama.
 
Los expertos habían advertido que, de no lograrse un acuerdo, la frágil economía de Estados Unidos podía caer nuevamente en recesión por la combinación de recortes de unos 500,000 millones de dólares y aumentos de impuestos.
 
Durante dos décadas los republicanos han rechazado cualquier intento de aumentar los impuestos, por lo que funcionarios de la Casa Blanca consideran como un logro lo alcanzado, en un acuerdo que constituye una de las principales promesas de Obama durante su campaña a la reelección.
 
Los demócratas sugirieron que el acuerdo no era perfecto, pero que era preferible a la única otra opción.