Estados Unidos entra en una nueva era de comercio con el T-MEC
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estados Unidos entra en una nueva era de comercio con el T-MEC

COMPARTIR

···
menu-trigger

Estados Unidos entra en una nueva era de comercio con el T-MEC

bulletPese a las duras disputas políticas, los demócratas parecen dispuestos a darle al presidente Donald Trump una de sus mayores victorias legislativas en la víspera de un año electoral.

Bloomberg /Jenny Leonard
10/12/2019
Robert Lighthizer.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En octubre de 2017, el embajador Robert Lighthizer anunció a un grupo de reporteros en conferencia de prensa que quería cambiar el paradigma político en materia de comercio. Era tiempo de dejar atrás los días en que los acuerdos eran aprobados por una mayoría de republicanos, con el apoyo de un número pequeño de demócratas.

“Yo sé que están ahí sentados pensando que es imposible, y quizá tengan razón, pero el día llegará, creo, en que vendrá y dirán ‘sí, era correcto, podía lograrse’”, mencionó Lighthizer tras la cuarta ronda de negociación para sustituir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Más de dos años después, los tres países del TLCAN se reunirán hoy para lo que muchos esperan sean las últimas firmas para echar a andar el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC).

Así que, de alguna manera, este es el momento de la verdad para Lighthizer: los legisladores estadounidenses están a unos días del voto que demostrará si fue capaz de entregar un consenso bipartidista en materia comercial.

Pero mientras que el jefe negociador de Estados Unidos ha hecho bastante para atraer a los demócratas con sus propuestas sindicalistas, en realidad nunca se preocupó por el apoyo republicano al T-MEC. Las consecuencias de esa decisión se verán en el Senado estadounidense en las siguientes dos semanas.

Algunos legisladores republicanos han expresado su preocupación sobre varias provisiones del acuerdo comercial, lo que apunta a una partida de la ortodoxia tradicional republicana. Entre los puntos sensibles para ese grupo de legisladores está el salario mínimo para las plantas automotrices, la eliminación de protecciones para compañías farmacéuticas, la cancelación de salvaguardas a la inversión y la aplicación estricta de las leyes laborales.

En su conferencia de prensa de 2017, Lighthizer mencionó que el nuevo acuerdo comercial podría ser histórico y, en muchas maneras, tiene razón. Hemos entrado a una nueva era de política comercial en la que los demócratas, que se preparan para enjuiciar al presidente Donald Trump, parecen dispuestos a darle su mayor victoria legislativa en la víspera de un año electoral porque, como dijo su líder Nancy Pelosi, “es lo correcto”.