Economía

Esta sección del Banco Mundial quiere evitar 'ola' de quiebras por COVID-19 en países en desarrollo

International Finance Corp está planeando estrategias para ayudar a las naciones a que no sufran una crisis mayor a la que atraviesan debido al coronavirus.

El 'brazo' del Grupo del Banco Mundial para el sector privado está trabajando para evitar quiebras generalizadas en países en desarrollo que podrían ser incluso peores que el impacto del coronavirus en las economías avanzadas, según el titular de la agrupación.

International Finance Corp tiene 8 mil millones de dólares para prestar en su respuesta de pandemia inicial para las naciones emergentes, explicó el jueves el presidente ejecutivo, Philippe Le Houerou, en una entrevista.

El total consiste en 2 mil millones de dólares para prestar directamente a empresas que necesitan más efectivo y 6 mil millones de dólares en préstamos a través de bancos.

La institución tenía aproximadamente 43 mil millones de dólares en préstamos pendientes al 31 de diciembre.

La CFI, por sus siglas en inglés, recibió 315 solicitudes de financiamiento de compañías y pequeñas y medianas empresas en 70 países, detalló Le Houerou.

El objetivo es mantener a flote a esas empresas para evitar despidos masivos que podrían alimentar una crisis social. La institución puede avanzar rápidamente en las aprobaciones porque los préstamos se limitan a los prestatarios existentes que ya han sido examinados, indicó Le Houerou.

"Habrá muchas empresas que tendrán un problema de liquidez", comentó quien ha dirigido la CFI desde 2016.

"Si no reciben ayuda, pueden ser empujados a la bancarrota, y en algunos países, la ley de bancarrota es muy apretada, muy dura, y es muy difícil recuperarse. Así que la cosa es mantenerlos vivos ".

Los fondos de la CFI son parte de hasta 160 mil millones de dólares que el grupo más amplio del Banco Mundial planea desplegar durante 15 meses para apoyar las medidas de virus, afirmó el presidente David Malpass la semana pasada.

De los 14 mil millones de dólares en financiamiento acelerado anunciados hasta el momento, 6 mil millones provienen del Banco Mundial para los gobiernos, y el resto de la CFI para las empresas.

La CFI vendió su mayor bono social por mil millones de dólares el mes pasado en medio de la caída del mercado, algo que podría repetirse en el futuro, dijo Le Houerou. Agregó que se siente cómodo con los fondos actuales de la institución.

La CFI generalmente ofrece servicios de asesoramiento, inversión, y en los últimos años ha aumentado la actividad en el diseño de proyectos para industrias que incluyen infraestructura, manufactura y agronegocios.

Ahora se enfoca en aliviar la presión sobre los prestatarios después de que se retiraron más de 90 mil millones de dólares en capital de los mercados emergentes. Le Houerou dio a conocer que también espera una caída en la inversión extranjera directa.

"El capital de trabajo, el problema de liquidez, está comenzando a 'morder'", indicó.