Entre AMLO y Bolsonaro los mercados eligen al brasileño
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Entre AMLO y Bolsonaro los mercados eligen al brasileño

COMPARTIR

···
menu-trigger

Entre AMLO y Bolsonaro los mercados eligen al brasileño

bulletMéxico registró en tres meses salidas por 113 mdd de flujos de capitales dirigidos a fondos cotizados o ETFs, considerados un termómetro fiel de las preferencias de los inversionistas.

bulletAMLO se ganó la desconfianza de los inversores a partir de la cancelación del aeropuerto, mientras que Jair Bolsonaro conquistó a los mercados financieros.

Abraham González Rubén Rivera
23/11/2018
AMLO se ganó la desconfianza de los inversores por la cancelación del aeropuerto, mientras que Jair Bolsonaro conquistó a los mercados.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En los últimos tres meses México pasó de ser la estrella de América Latina a ser el país con mayor incertidumbre de la región, mientras que Brasil, que arrancó el año con poco apetito de los inversionistas, es ahora un polo de atracción para los capitales.

Los cambios de percepción sobre ambos países se deben a sus próximos presidentes. En México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ganó la desconfianza a partir de la cancelación del megaproyecto de un nuevo aeropuerto, mientras que Jair Bolsonaro, un católico ultraderechista y exmilitar, conquistó a los mercados financieros con un plan económico neoliberal que incluye privatizaciones.

Los flujos de capitales dirigidos a fondos cotizados o ETFs, que agrupan diferentes activos en ambos países, son un termómetro fiel de las preferencias. De acuerdo con información de Bloomberg, México registró en tres meses salidas netas por 113 millones de dólares de este tipo de instrumentos, en tanto que Brasil ingresó mil 111 millones.

Las diferencias en cada mercado son evidentes. Por ejemplo, en el cambiario, el peso mexicano se desplomó frente al dólar 6.42 por ciento en ese periodo, mientras que el real ganó 8.14 por ciento.

La perspectiva de los analistas apunta a que estas tendencias continuarán, pues el desempeño de los mercados financieros estará atado al crecimiento de la economía.

“La nueva guía liberal (en el gobierno de Brasil) debería abrir las oportunidades para un crecimiento económico más acelerado, impulsado especialmente por la mayor inversión”, dijo Emy Shayo Cherman, estratega de JPMorgan para Brasil. “Las inversiones habían estado muy deprimidas y tienen mucho espacio para crecer bajo un ambiente de menores costos para las empresas, tasas de interés relativamente bajas y una apertura en el comercio”.

Para ese mismo banco, la visión sobre México no es tan optimista. “Reconocemos que la volatilidad política continuará afectando al sentimiento y a la dinámica de las primas de riesgo sobre México”, explicó Nur Cristiani, la estratega de JPMorgan para México. “Este ‘lanzamiento de AMLO’ probablemente afecte a las valuaciones y nos lleve a una nueva normalidad, en donde las comparaciones con múltiplos históricos sea inútil”.

En la guía de inversión de JPMorgan para América Latina durante 2019, el banco recomienda “compra” en Brasil, mientras que sobre México se mantuvo “neutral”.

En las bolsas de valores también hay divergencia. El S&P/BMV IPC mexicano cayó en tres meses 22.38 por ciento, medido en dólares, al mismo tiempo que las acciones brasileñas subieron 22.93 por ciento.

Placeholder block

Según una encuesta realizada por Bank of America Merrill Lynch, las elecciones de Brasil cambiaron todos los pronósticos, pues la mayoría de los inversionistas esperan que el Ibovespa cierre el año por arriba de los 95 mil puntos. Esos niveles implicarían una ganancia de poco más de 8 por ciento respecto a los niveles actuales.

En el mercado de deuda, también hay un trato diferenciado por parte de los inversionistas. Las notas a 10 años en dólares del gobierno brasileño redujeron su tasa en 48 puntos base en los últimos tres meses, en tanto que en México subieron 56 puntos en el mismo periodo.

Lo anterior se debe a que los inversionistas han comenzado a exigir un mayor ‘premio’ a la deuda de México ante la percepción de un mayor riesgo. A ese incremento en la tasa de interés se le conoce como prima de riesgo.

“Hasta ahora, la agenda política de la nueva administración (México) ha demostrado ser hostil para el mercado e induce a la incertidumbre. En este nuevo entorno político, nuestra perspectiva sobre la dinámica macroeconómica mexicana y los precios de los activos se mantiene cautelosa”, señaló en un análisis Jorge Mariscal, director de la oficina de inversión para mercados emergentes de UBS.