Entre acuerdos con China y el T-MEC, así estará la agenda económica de Trump en 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Entre acuerdos con China y el T-MEC, así estará la agenda económica de Trump en 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

Entre acuerdos con China y el T-MEC, así estará la agenda económica de Trump en 2019

bulletEl mandatario estadounidense tendrá varios eventos, en los que tratará de establecer nuevas conexiones con Japón, 'limar asperezas' con Xi Jinping e impulsar el nuevo pacto comercial con México y Canadá.

Bloomberg /Jenny Leonard
31/12/2018
El presidente estadounidense, Donald Trump.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Si crees que la agenda comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estuvo ocupada en 2018, prepárate para una mucho más en el nuevo año.

El primer trimestre de 2019 será fundamental, ya que EU y China están tratando de reducir la escalada en una guerra comercial y el mandatario estadounidense tendrá que decidir si imponer aranceles a las importaciones de automóviles.

A continuación una lista de algunas de las fechas y fechas límite más importantes para la agenda comercial de Trump en los próximos días y meses:

1 de enero: Entrará en vigor el acuerdo de libre comercio actualizado entre Estados Unidos y Corea del Sur, firmado por los dos líderes de las naciones en septiembre.

Semana del 7 de enero: una delegación del Gobierno estadounidense viaja a Beijing para sostener conversaciones comerciales con funcionarios chinos, el primer encuentro cara a cara desde que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron una tregua temporal el 1 de diciembre.

Si las dos partes no pueden llegar a un acuerdo antes del 1 de marzo, Trump se ha comprometido a aumentar los aranceles sobre productos chinos que representan 200 mil millones de dólares, pasando del 10 por ciento al 25 por ciento.

Esa misma semana, la comisaria de comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, y el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, tienen programado reunirse como parte de las negociaciones en curso, comentó una persona familiarizada con la planificación.

La Casa Blanca no ha publicado sus objetivos formales para las negociaciones comerciales, pero las dos partes se han reunido informalmente durante meses.

10 de enero: fecha límite para que las empresas envíen comentarios a la administración Trump sobre su estrategia para reforzar las restricciones sobre las exportaciones estadounidenses de alta tecnología, como componentes de inteligencia artificial, microprocesadores y robótica.

Podría tomar a la Casa Blanca varios meses elaborar sus planes finales, dijeron exfuncionarios del Gobierno.

21 de enero: podrían iniciar las conversaciones formales para negociar el acuerdo comercial entre Japón y Estados Unidos.

La oficina de Lighthizer publicó el 21 de diciembre sus objetivos de negociación, que implican abordar las “múltiples barreras arancelarias y no arancelarias” de Japón y reducir el déficit comercial.

17 de febrero: fecha límite para que el Departamento de Comercio publique un informe sobre las implicaciones de seguridad nacional de las importaciones de automóviles que podrían justificar los aranceles a automóviles extranjeros.

El Departamento de Comercio emitió informes similares sobre el acero y el aluminio en 2018 que llevaron a Trump a imponer aranceles sobre los metales.

La dependencia debe presentar otro informe de seguridad nacional sobre los efectos de las importaciones de uranio a mediados de abril.

Si el Departamento de Comercio demora hasta el 17 de febrero para enviar el informe al presidente, Trump tiene hasta el 18 de mayo para tomar una decisión sobre los aranceles.

Primer semestre de 2019: el Congreso podría celebrar una votación positiva o negativa para el acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), que reemplazaría el TLCAN.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, ha dicho que una votación es importante en la agenda 2019, aunque varios legisladores demócratas argumentan que la administración necesita hablar nuevamente con México y Canadá para negociar disposiciones laborales y de cumplimiento de la ley que sean más estrictas. Estas exigencias podrían retrasar significativamente la votación.