En primera semana de Gobierno de AMLO, se amplia la brecha entre seguidores y mercados
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En primera semana de Gobierno de AMLO, se amplia la brecha entre seguidores y mercados

COMPARTIR

···
menu-trigger

En primera semana de Gobierno de AMLO, se amplia la brecha entre seguidores y mercados

bulletAl cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el presidente puso en el 'ojo del huracán' los intereses de inversionistas y esto se ha reflejado en los primeros días de su mandato.

Bloomberg /Nacha Cattan
10/12/2018
El presidente Andrés Manuel López Obrador.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con el abrumador apoyo de los mexicanos a sus promesas de combatir el crimen y la corrupción. Pero en su primera semana de gestión las noticias estuvieron dominadas nada menos que por los bonos aeroportuarios.

El plan del nuevo presidente de desmantelar un proyecto de aeropuerto de 13 mil millones de dólares generó preocupación en las mesas de negociación globales respecto de que su gobierno tendrá que pagar de inmediato 6 mil millones de dólares en bonos vendidos para financiar la construcción. Proporcionó un claro ejemplo de López Obrador no teme alarmar al sector empresarial.

Sus seguidores, sin embargo, aún están inmersos en el brillo de su llegada al cargo, que tuvo lugar hace una semana.

Para ellos, la presidencia de AMLO está encarnada en el hombre arrodillado envuelto en una nube de incienso en una ceremonia nativa frente a una multitud de 150 mil personas en el Zócalo de la Ciudad de México. O en el discurso de dos horas que siguió, en el que hiló 100 promesas de poner fin a la corrupción, sacarlas de la pobreza y detener una ola de crímenes.

La primera semana del presidente en el poder ha ampliado la brecha entre su base –que crece día a día en tanto su nivel de aprobación continúa aumentando- y quienes lo critican, que ven a un hombre al que parece importarle cada vez menos lo que el mundo y sus mercados piensen de él.

Para los inversores, la próxima prueba llegará cuando presente el presupuesto el próximo sábado, que algunos temen que pueda no ofrecer propuestas realistas para pagar todos los programas sociales que ha prometido.

“Si bien reconoce la sabiduría colectiva del mercado, AMLO ha dejado en claro que sus prioridades son gobernar México y consultar a la población en lugar de escuchar a los inversores en Nueva York o en Londres”, comentó Duncan Wood, director del Mexico Institute del Woodrow Wilson International Center for Scholars de Washington.

“AMLO podría terminar por descubrir que compromete su propia capacidad de gobernar”.

López Obrador se hundió ante los ojos de los inversores al prometer cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) diciendo que ahorraría dinero de los contribuyentes al retirarlo de un proyecto que en su opinión tenía un costo exagerado por la corrupción.

Pero podría terminar por gastar 10 mil 500 millones de dólares tan sólo para indemnizar a inversores y contratistas, según Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), sin tener un aeropuerto de categoría internacional que mostrar a cambio.

Gran parte de ello procedería del rescate de bonos, 6 mil millones de dólares de los cuales vencerían de inmediato si la cancelación del aeropuerto desencadena un default. El gobierno del nuevo presidente presentó un plan de recompra para apaciguar a los tenedores de bonos dos días después de entrar en funciones, pero un grupo de ellos dijo que no aceptaría las condiciones.

En sus conferencias de prensa diarias, López Obrador recibe una andanada de preguntas sobre el aeropuerto.

En su discurso de asunción, criticó algunas de las políticas que prefieren los mercados. Calificó de “desastrosa” una reforma energética que abrió México a la exploración privada y prometió poner fin a la era neoliberal del país, que es la forma en que describe las políticas que considera que favorecen a los inversores en detrimento de los intereses de los alrededor de 131 millones de habitantes de México.