Economía

En dos semanas, conclusión sobre outsourcing entre la IP, gobierno y trabajadores

El contexto económico en el que se da la nueva Ley de la Industria Eléctrica es el que preocupa al sector privado ya que impacta variables golpeadas por la crisis del COVID-19.

En las próximas dos semanas se tendrá una conclusión en el tema del outsourcing y mientras tanto continúa el diálogo entre sector privado, trabajadores y gobierno, "ha sido muy diferente a como fue la situación de la industria eléctrica", dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

"Ha sido un ejercicio muy distinto al de la situación de la energía eléctrica. Ha habido muchas reuniones, se han expuesto los puntos de vista de todos los afectados y de alguna manera se han entendido y se ha ido avanzando, en nuestra opinión, con conclusiones adecuadas, Ya sabremos en las próximas dos semanas la resultante completa en el tema del outsourcing", dijo.

Esta semana volverán a reunirse para detallar aspectos pendientes y todavía hay previstas otras pláticas para la próxima semana para poder concluir con la negociación en la subcontratación, comentó en la conferencia de prensa para dar a conocer las conclusiones a las que llegaron tras la celebración del Foro "Electricidad para el Futuro".

El contexto económico en el que se da la nueva Ley de la Industria Eléctrica es el que preocupa al sector privado ya que impacta variables golpeadas ya por la crisis de la pandemia del COVID-19 y que de ellas depende el crecimiento de la economía como son la inversión y el empleo, concluyó el sector privado luego de haber escuchado las voces de expertos en el foro de dos días.

El mayor costo de la electricidad, estimado en 60 mil millones de pesos, afectarán a la planta productiva provocando precios de productos más altos, dijo Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin).

"Esos 60 mil millones de pesos equivale al gasto social del gobierno en 2020 y a la compra de 150 millones de vacunas, suficiente para cubrir a la mayoría de la población mexicana", señaló.

Perderá competitividad el sector exportador, una vez que para la manufactura y para el sector agroalimentario, la energía eléctrica es uno de sus insumos más importantes y también habrá un efecto inflacionario por el alza en los precios de los productos.

Aunque aún no se puede estimar a partir de cuándo se verá una inflación más alta producto de la nueva ley eléctrica, hoy ya la inflación presenta signos de incrementos y se espera que la tendencia siga en ascenso.

"En la medida en la que se vaya dando la recuperación económica, se van a ir distendiendo esos precios que se reprimieron ante la falta de demanda y la necesidad de colocación de inventario. Es previsible que se dé un aumento de costos", dijo José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), pero estimó que esas alzas en la inflación, no rebasen las expectativas de Banco de México.

Al ver afectados los costos de producción y la pérdida de competitividad, habrá menores márgenes de utilidad entre las empresas y por lo que el recorte de la plantilla laboral será una vía, expuso José Antonio Centeno, representante de la Canacintra.

"Nos preocupa la pérdida de empleo y más ahora que no se ha recuperado del impacto del covid19", comentó.

Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), habló del efecto social al provocar un desánimo entre los jóvenes interesados en estudiar carreras para el campo de las energías renovables, una vez que en sus comunidades vieron la llegada de empresas sobretodo de energía solar y eólica, además del riesgo a esas localidades que se verán afectadas por la suspensión de contratos de renta de terrenos.

"Los efectos sociales son perniciosos para el país, para la democracia y para el futuro inmediato de México" dijo.

Te puede interesar: