Elecciones no frenarán el crédito en 2018; crecerá por encima de economía: BBVA Bancomer
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Elecciones no frenarán el crédito en 2018; crecerá por encima de economía: BBVA Bancomer

COMPARTIR

···
menu-trigger

Elecciones no frenarán el crédito en 2018; crecerá por encima de economía: BBVA Bancomer

bulletCarlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, estima que la segunda mitad del año el crédito otorgado por la banca comercial se dinamizará y continuará creciendo por encima de la economía mexicana.

Jeanette Leyva
14/02/2018
Actualización 14/02/2018 - 16:50
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para el 2018, el crédito otorgado por la banca comercial crecerá alrededor de 8 por ciento anual, ya que prevén una mejora en la economía y una disminución en la inflación, lo que permitirá que los salarios mejoren y con ello se incrementen la peticiones de financiamiento, por lo que ni el proceso electoral disminuirá el crecimiento del crédito a las empresas y familias mexicanas, aseguró BBVA Bancomer.

A diferencia de otros finales de sexenio, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, estimó que la segunda mitad del año el crédito se dinamizará y continuará creciendo por encima de la economía mexicana, debido a que los trabajadores recuperarán poder adquisitivo en el salario real por la baja de inflación, esto pese a que prevén un incremento en las tasas de interés en México.

En conferencia de prensa para presentar el informe Situación Banca, Serrano dijo que la actividad crediticia se recuperará a partir de la segunda mitad del año; si hay una “remota posibilidad de una ruptura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, tendría un efecto acotado en el sistema financiero con repercusiones asociadas a mayor volatilidad”.

De acuerdo con el informe 'Situación Banca México', en 2017, el menor ritmo de crecimiento de la actividad económica, el incremento en las tasas de interés y la pérdida de poder de compra de los hogares tuvieron un impacto menos favorable sobre la evolución del crédito y la captación que en años anteriores.

Sin embargo, eso no se vio reflejado en un deterioro de la calidad de la cartera de crédito, pues los índices de morosidad mantuvieron un comportamiento estable y demostró la capacidad de pago que tienen los acreditados de la banca.