El peso con balance semanal positivo de 0.32%
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El peso con balance semanal positivo de 0.32%

COMPARTIR

···
Economía

El peso con balance semanal positivo de 0.32%

15/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Esteban Rojas H.
 
En medio del debate en torno a la existencia e implicaciones de las denominadas devaluaciones competitivas, el peso quedó en terreno positivo, al ubicarse el tipo de cambio por debajo de la barrera de los 12.70 unidades, por segunda sesión consecutiva.
 
En operaciones de mayoreo, el dólar volvió a retroceder, aunque marginalmente, al cerrar el viernes en 12.6872 unidades a la venta, lo que implicó su menor cotización desde el pasado 5 de febrero. En el día, el peso prácticamente no experimentó un avance significativo, al ganar solamente 0.07%.
 
La moneda nacional terminó la semana con una tónica positiva, lo que le permitió acumular un avance de 0.30%, en dicho periodo.
 
Desde el punto de vista de los fundamentales, la recuperación de la economía norteamericana todavía presenta claroscuros, que mantiene la necesidad de un dólar relativamente débil.
 
Sobre todo resulta preocupante, para el sector exportador en lo general y para el peso en lo particular, la notica de que la producción industrial en los Estados Unidos (EU) cayera sorpresivamente 0.1% en el primer mes del presente año.
 
El efecto negativo de la baja en la producción industrial fue compensado, en parte, por el repunte mostrado en la actividad manufacturera en el distrito del Banco de la Reserva Federal de Nueva York y por la mejoría en la confianza del consumidor.
 
La falta de claridad y las persistentes señales de debilidad en las economías desarrolladas, están en el origen de las causas de las denominadas devaluaciones competitivas, con el propósito que su sector exportador tenga un papel más protagónico en la recuperación económica.
 
La postura de naciones como la de EU, Europa y Japón, es que su intención no es provocar un debilitamiento de sus divisas, sino que sus políticas monetarias expansivas persiguen solamente reactivar a sus mercados internos.
 
Los principales bancos centrales de naciones desarrollas pretenden minimizar o ignorar los efectos de las políticas expansivas sobre los flujos de capital internacional y los tipo de cambio, con el propósito de cargar algunos costos y obligar a naciones en vías de desarrollo a participar en su proceso de recuperación de sus alicaídas economías.
 
Hasta el momento destaca que en el debate sobre las devaluaciones competitivas están participando en mayor medida las naciones desarrolladas, pero en poco se ha visto una defensa más abierta de las naciones emergentes, para evitar que no participen en el proceso de reactivación de las economías más grandes a costa de castigar el propio.