El economista jefe de la OMC está preocupado por el 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El economista jefe de la OMC está preocupado por el 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

El economista jefe de la OMC está preocupado por el 2019

bulletLos mercados financieros están cada vez más preocupados por la posible desaceleración de la economía mundial el próximo año y el impacto de las guerras comerciales del presidente Donald Trump.

Bloomberg
21/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Según el economista jefe de la Organización Mundial del Comercio (OMC), uno de los motores clave de la economía mundial, el comercio global, parece cada vez más frágil, y los principales indicadores apuntan a una desaceleración significativa el próximo año.

“Al mirar estos indicadores principales, vemos que continúan debilitándose. Es casi como una muerte lenta", dijo Robert Koopman en una entrevista el jueves. "No hay un gran cambio en esos indicadores, pero, cuidado, porque están empezando a acumularse".

Los mercados financieros están cada vez más preocupados por la posible desaceleración de la economía mundial el próximo año y el impacto de las guerras comerciales del presidente Donald Trump. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, puso de relieve el miércoles los temores de los inversores y las empresas por las tensiones comerciales y el crecimiento mundial en 2019. FedEx y otras empresas han advertido que sufrirán el impacto de un crecimiento económico más lento.

La OMC rebajó en septiembre su pronóstico para el crecimiento del comercio mundial, y anticipó que el volumen de bienes que se mueven alrededor del mundo crecerá en un 3.9 por ciento este año y disminuirá al 3.7 por ciento en 2019.

Koopman dijo que la organización estaba manteniendo esas previsiones por ahora, aunque agregó que los riesgos iban en aumento y que podrían volver a actualizarse a principios del próximo año.

Un barómetro de la OMC de indicadores principales, como índices de gerentes de compras de todo el mundo y datos de cargamentos por aire y mar, indican una reducción del impulso del comercio mundial.

"Si tenemos la expectativa de que se van a mover en una dirección, será hacia abajo", dijo Koopman sobre las proyecciones para 2019.

Están surgiendo motivos para la preocupación en todas las principales economías del mundo, dijo Koopman, citando el recorte de las proyecciones de la Fed esta semana para el crecimiento de Estados Unidos el próximo año. "Estamos preocupados por la UE. Estamos preocupados por China. Estamos preocupados por Estados Unidos", matizó.

Koopman dijo que la mayor preocupación no es el impacto directo de las guerras arancelarias de Estados Unidos, principalmente con China, pero también con aliados como la UE o Canadá. Aunque Estados Unidos y China en conjunto representan casi el 40 por ciento de la producción mundial, el comercio de bienes entre las dos mayores economías del mundo representó menos del 3.2 por ciento del comercio mundial, según la OMC.

En cambio, dijo Koopman, el riesgo real es la forma en que esos conflictos comerciales podrían afectar a las empresas y la confianza y el gasto de los consumidores en todo el mundo.

"Lo que todos estamos esperando a ver es: ¿se contagiará la incertidumbre -la incertidumbre política generada por este conflicto- a la inversión y al comportamiento del consumidor?", dijo Koopman.

Hay algunos indicios de un impacto en la inversión empresarial y señales de que los consumidores tanto en Estados Unidos como en China están comenzando a frenar las compras, dijo Koopman.

"Todavía no es un desastre", dijo. "Es débil, pero si empezamos a ver una desaceleración, disminuciones reales en la inversión, eso podría ser bastante problemático para el comercio global y el crecimiento global en general".

El pronóstico de crecimiento del comercio mundial este año del 3.9 por ciento es inferior al 4.7 ciento en 2017. Sin embargo, el dato no es históricamente malo: los volúmenes de comercio global crecieron a una tasa de tan solo un 1.8 por ciento en 2016.