Economía

Diferencia salarial entre un licenciado y un bachiller se redujo 16% en 10 años: IMCO

Pese a la reducción, el nivel educativo superior ha incrementado el número de ingreso promedio, de acuerdo con un estudio del instituto.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) informó que en 2008 un licenciado ganaba 88 por ciento más que quien solo terminaba el nivel medio superior; diez años después el porcentaje se redujo a 72 por ciento.

Pese a ello, la universidad es la etapa escolar que más aumenta el ingreso promedio en comparación al nivel educativo anterior, además de que estudiar una licenciatura reduce en 50 por ciento el riesgo de estar empleado en el sector informal.

Los resultados son parte del estudio Compara Carrera 2019 del IMCO, el cual señala que pese a que los beneficios han disminuido, aún es rentable para los estudiantes terminar los estudios superiores.

Pero existen carreras que son una mejor inversión, como electrónica y automatización, contabilidad y fiscalización y ciencias de la educación, que en promedio tienen salarios de entre 11 mil 277 y 15 mil 109 pesos mensuales.

En contraste, existen carreras consideradas con inversiones inseguras, como técnicas audiovisuales y producción de medios, música y artes escénicas, y terapia y rehabilitación, con salarios promedio de ocho mil 639 pesos mensuales.

El instituto recordó que concentrar los recursos públicos en el nivel superior solo beneficia a unos cuantos, ya que de cada 100 estudiantes que entran a primaria, solo 53 se gradúan de preparatoria y pueden aspirar a ingresar a la educación superior.

Por lo anterior, afirmó, se debe priorizar la inversión en las etapas escolares donde tiene mayor impacto, como preescolar y bachillerato, ya que el gasto público por alumno universitario es 4.3 veces más elevado que en preescolar y 2.2 veces más que en bachillerato.

Por lo anterior, el IMCO propone fortalecer los mecanismos de vinculación con el sector productivo para promover una mayor pertinencia de la oferta universitaria con las necesidades de cada región.

Además, incentivar el desarrollo de planes de estudio y la ampliación de la matrícula de educación superior basada en evidencias sobre habilidades sociales y laborales más demandadas por el mercado laboral, y publicar estadísticas de seguimiento de egresados de educación superior, para que quienes ingresarán a la educación superior tengan datos para elegir su carrera.