Deterioro de condiciones financieras, el principal riesgo en 2019 para economías emergentes de AL
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Deterioro de condiciones financieras, el principal riesgo en 2019 para economías emergentes de AL

COMPARTIR

···
menu-trigger

Deterioro de condiciones financieras, el principal riesgo en 2019 para economías emergentes de AL

bulletLa Comisión Económica para América Latina señaló que el año entrante será de incertidumbre para la región debido, en su mayoría, a factores externos.

Leticia Hernández
20/12/2018
La CEPAL estima un crecimiento económica para México arriba de los 2 puntos porcentuales para 2019.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El 2019 será un año de mayor incertidumbre, en donde el principal riesgo para América Latina será un deterioro abrupto de las condiciones financieras para las economías emergentes, advierte la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) al reducir su estimado de crecimiento para la región a 1.7 por ciento desde el 1.8 por ciento que había previsto en octubre pasado.

“La dinámica de la región está muy influenciada por el contexto externo, cambia el ciclo económico con un menor dinamismo del crecimiento mundial, un dólar apreciado y el aumento en tasas de interés de economías avanzadas. Las tensiones comerciales continúan afectando exportaciones y la consolidación fiscal presiona el gasto social”, señaló Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

Los estimados para el cierre de 2018 son de un crecimiento en la región de 1.2 por ciento, que significará una desaceleración desde el 1.3 por ciento logrado en 2017. El crecimiento se debilita en América del Sur y en Centroamérica, en tanto que México crece a una tasa superior de 2.2 por ciento desde el 2.1 por ciento en 2017, según detalla el documento 'Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe', presentado este jueves en Chile.

Durante este año los mercados financieros de la región mostraron una importante reducción en los flujos de financiamiento externo, a la vez que aumentaron los niveles de riesgo soberano y se depreciaron sus monedas con relación al dólar.

No pueden descartarse nuevos episodios de deterioro en las condiciones financieras para los mercados emergentes, y las consecuencias sobre los países dependerán de cuán expuestos se encuentren en términos de necesidades de financiamiento externo, su proporción de deuda denominada en dólares y su deuda de corto plazo cuya renovación tendría que hacerse a un costo mayor. Aquellos que se perciban con desequilibrios importantes y poco espacio para aplicar medidas contra cíclicas son los más expuestos y podrían empeorar sus perspectivas de actividad”, señala el informe del organismo.

La CEPAL estima que la economía de Argentina se contraerá 1.8 por ciento en 2019, que será menor a la caída del PIB prevista para este año de 2.6 por ciento. Para Brasil los estimados son de un crecimiento de 1.3 y 2.0 por ciento en 2018 y 2019, respectivamente; para Chile el pronóstico de mejora del PIB es de 3.9 y 3.3 por ciento en cada año; y para Perú es de 3.8 y 3.6 por ciento, en igual orden.

México mantendrá su crecimiento arriba del 2 por ciento: 2.2 por ciento en este año por terminar y 2.1 por ciento en 2019.

El organismo señala que las economías de América Latina deben tener un manejo prudencial de la deuda ante la volatilidad financiera externa, y en el aspecto fiscal deben reducir la evasión, elusión y fortalecer los ingresos tributarios, señaló Bárcena.

“La CEPAL siempre ha dicho que la región sigue tributando poco, hay impuestos verdes y saludables que son importantes y se pueden aplicar. Además, hay que proteger y reorientar la inversión pública a proyectos con impacto en desarrollo sostenible y fortalecer estabilizadores automáticos con recaudación”, dijo.

Hacia un mediano plazo, el camino que el organismo recomienda es el de fortalecer la industria para cambiar la estructura exportadora con una transformación productiva que agregue valor a los productos.

“Insistir en el cambio de la estructura exportadora para salir de la trampa de renta media; se necesita una transformación productiva para agregar valor a los productos, avanzar hacia economías modernas, activar políticas industriales”, apuntó la secretaria ejecutiva.