Crece brecha entre inversión extranjera especulativa y productiva
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crece brecha entre inversión extranjera especulativa y productiva

COMPARTIR

···
Economía

Crece brecha entre inversión extranjera especulativa y productiva

25/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Esteban Rojas H
 
En 2012, los flujos internacionales de recursos dirigidos al mercado de deuda nacional superaron a la inversión directa por un monto de 33,984 millones de dólares, diferencia que no tiene precedente en la historia del país. Este proceso se acompañó de una preocupante salida de recursos de mexicanos al exterior por 25,597 millones orientados a actividades productivas, los cuales duplicaron a los prevenientes del extranjero a nuestro país.
 
De acuerdo con información publicada por el Banco de México, la inversión extranjera de cartera, destinada a la compra de valores de deuda gubernamental, ascendió a 46,643 millones de dólares en el 2012, monto que contrasta con los 12,659 millones orientados a la inversión directa.
 
La brecha entre ambos tipos de inversiones es históricamente elevada, aún considerando el efecto negativo que tuvo  sobre la inversión extranjera directa la colación de la unidad mexicana del banco español Santander en el mercado de valores por un monto de 4,106 millones de dólares, en 2012, los cuales pasaron a contabilizar como inversión de cartera.
 
La histórica entrada de recursos de extranjeros al mercado de deuda nacional, ha permitido participar de los beneficios de la existencia de dinero barato en el mundo, pero también representa una creciente dependencia de recursos que pueden volverse altamente volátiles, ante cambios repentinos en las condiciones que le dieron origen.
 
La fuerte liquidez generada por los bancos centrales de los países desarrollados, sobre todo a partir de 2009, ha generado una frenética búsqueda de los capitales por mejores rendimientos. Esta situación, acompañada de ventajas comparativas favorables a México, ha provocado que en los últimos 3 años hayan entrado a nuestro país un monto extraordinario de 150,757 millones de dólares por concepto de inversión extranjera de cartera.
 
La formación de una burbuja de capitales de portafolio en nuestro país ha llevado una toma de riesgos creciente, tanto para el gobierno como para el sector privado, que en un determinado momento puede volverse explosiva.
 
Cabe destacar que la inversión de extranjeros en el mercado de deuda nacional no es en estricto una deuda externa, ya que los recursos están invertidos en valores denominados y liquidables en pesos, pero una venta generalizada de sus posiciones, ocasionaría, sin lugar a dudas, presiones sobre la disponibilidad de divisas, al repatriarse los recursos a sus lugares de origen.
 
Lo peor que puede pasar es caer en la complacencia y pensar que la abundancia de los recursos y su bajo costo se pueden prolongar indefinidamente. Ante esto, la mejor defensa es aplicar una estrategia de diversificación y fortalecimiento de las fuentes internas de financiamiento.
 
En otro frente, destaca el monto de capital mexicano destinado a la inversión directa en el exterior por 25,597 millones de dólares durante el 2012, muy superior a los 12,139 de un año antes. Este proceso forma parte de un proceso de globalización de la actividad productiva, pero también puede denotar falta de oportunidades rentables en nuestro país. El modificar dicho proceso, implicaría que las reformas estructurales por discutirse no solamente fueran cosméticas, sino que verdaderamente contribuyeran a generar un mejor ambiente para la inversión.