Coronavirus puede afectar de forma grave la economía global: Moody's
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Coronavirus puede afectar de forma grave la economía global: Moody's

COMPARTIR

···
menu-trigger

Coronavirus puede afectar de forma grave la economía global: Moody's

bulletDe acuerdo con la agencia, la epidemia crea nuevos riesgos para las perspectivas del crecimiento mundial, por lo que revisó sus pronósticos de crecimiento global a la baja en dos décimas de punto porcentual.

Rubén Rivera
17/02/2020
Actualización 17/02/2020 - 18:29
El coronavirus podría afectar de forma grave la economía mundial
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Justo cuando la economía global mostraba signos de estabilización, los riesgos a la baja para ésta serían graves si el coronavirus crece a proporciones pandémicas, advirtió la agencia calificadora Moody´s en una nota de análisis.

De acuerdo con la agencia, la epidemia de coronavirus crea nuevos riesgos para las perspectivas del crecimiento global, por lo que revisó sus pronósticos de crecimiento global a la baja en dos décimas de punto porcentual, y ahora espera que las economías del G-20 crezcan colectivamente a una tasa anual de 2.4 por ciento este año.

La agencia también ha revisado a la baja los pronósticos de crecimiento del PIB para China al 5.2 por ciento desde el 5.8 por ciento en 2020, y mantiene una expectativa de crecimiento de 5.7 por ciento en 2021.

"El brote perjudicará en primer lugar a la economía de China al reducir el gasto discrecional de los consumidores en transporte, comercio minorista, turismo y entretenimiento. Ya hay evidencia, aunque anecdótica, de que las cadenas de suministro están siendo interrumpidas, incluso fuera de China. Además, el bloqueo prolongado en China podría tener un impacto global dada la importancia y la interconexión del país en la economía global ", dijo el vicepresidente de Moody's, Madhavi Bokil.

"Dado que el virus continúa propagándose dentro de China y otras partes del mundo, aún es demasiado pronto para hacer una evaluación final del impacto en China y la economía global".

El impacto en la economía global sería severo si la tasa de infecciones no disminuye y el número de muertes continúa aumentando.

Si el brote persiste, es probable que las interrupciones de la cadena de suministro nacional e internacional se vuelvan significativas, lo que amplifica el impacto en la economía global. Las compañías globales que operan en las áreas afectadas enfrentarían pérdidas de producción como resultado del cierre prolongado de negocios y fábricas. Las compañías que operan fuera de China pero que dependen de los insumos del área enfrentarían retrasos temporales en la producción. Además, la propagación negativa también afectaría a países, sectores y empresas que obtienen ingresos o producen en China, o dependen de la demanda china.

Además de China, Moody's también ha reducido las previsiones de crecimiento de Corea, Japón y Australia debido al brote de coronavirus.

El shock negativo para la economía de China tiene el potencial de dañar la estabilización y recuperación de otras economías a través de los canales de comercio y turismo. Las previsiones de crecimiento para las economías avanzadas prácticamente no han cambiado.

Entre los países de mercados emergentes, Moody's ha revisado materialmente a la baja las previsiones de crecimiento para India, México y Sudáfrica, reflejando los desafíos internos en lugar de los factores externos.

Para el caso de la economía mexicana, la agencia revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento en 0.3 puntos porcentuales a 1.0 por ciento para 2020, apenas igual y al 2.1 por ciento para 2021. La agencia considera que la actividad económica en el país mejorará este año y el próximo, aunque no esperamos un fuerte rebote.

La reacción adversa de los inversores a los mensajes de política mixta y el miedo a los cambios en el entorno regulatorio y fiscal han afectado a inversión fija en México, que disminuyó 4.8 por ciento año con año en los primeros nueve meses de 2019. La cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, la interrupción de las subastas de campos petroleros y la renegociación de los contratos de gasoductos han inyectado incertidumbre política, situación que ha desanimado a los inversores, apuntó la agencia.

“Es importante destacar que la política fiscal se ha mantenido pro cíclica, con recortes de gastos para alcanzar el superávit primario objetivos que ejercen una carga adicional sobre el crecimiento. Para 2020, México tiene un objetivo de superávit primario del 0.7 por ciento del PIB, sólo ligeramente por debajo del objetivo del 1 por ciento del PIB para 2019”.

Para que el crecimiento del 1 por ciento se materialice en 2020, tendría que haber un consumo privado relativamente estable, que hasta ahora se ha beneficiado de salarios reales relativamente más altos, una reversión del sentimiento comercial negativo y un mayor gasto del gobierno.

“Nuestro pronóstico base asume que, en conjunto, la inversión y el consumo del gobierno no disminuirán el crecimiento del PIB en 2020, a diferencia de 2019 cuando su contribución fue negativa. Esperamos que las autoridades superen los desafíos administrativos y mejoren la ejecución del presupuesto.

Moody´s considera que, a pesar de que la ratificación del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC) por parte de los Estados Unidos ha reducido la incertidumbre comercial, es probable que la política interna continúe pesando sobre la economía de México este año.