Con la desaceleración de la economía de EU surge la duda: ¿qué tan lenta puede ir sin caer en recesión ?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Con la desaceleración de la economía de EU surge la duda: ¿qué tan lenta puede ir sin caer en recesión ?

COMPARTIR

···

Con la desaceleración de la economía de EU surge la duda: ¿qué tan lenta puede ir sin caer en recesión ?

Un crecimiento por debajo del 2% solía garantizar que la economía se contraería después, ahora algunos economistas creen que EU puede rondar el 1-1.5% sin caer.

Bloomberg /Reade Pickert
01/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La economía estadounidense está perdiendo velocidad, algo que hace que los economistas se pregunten qué tan lenta puede ir la economía y aún así evitar una recesión.

Mientras que un crecimiento por debajo del 2 por ciento solía garantizar que la economía se contraería posteriormente, algunos economistas ahora creen que Estados Unidos puede tambalearse alrededor del 1-1.5 por ciento sin caer.

En el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto de Estados Unidos registró un nivel de 2.1 por ciento, mientras que en el segundo cuarto de 2019 fue de 2 por ciento.

La disminución en la llamada velocidad de pérdida de la economía es un alivio después de que los datos publicados este martes señalaran que el sector manufacturero se encuentra en su punto más débil en una década.

Todavía deja a la Reserva Federal bajo presión para reducir las tasas de interés y el presidente Donald Trump enfrenta desafíos para las elecciones del próximo año.

Que la expansión más larga de la historia permanezca intacta puede depender en última instancia de si los consumidores pueden mantener el gasto lo suficiente como para compensar la caída en la fabricación en medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

"De repente, la idea de la velocidad de pérdida es mucho más importante hoy de lo que ha sido para la mayor parte de la expansión", dijo Stephen Gallagher, economista jefe de Societe Generale. "La economía funciona con un solo motor, y ese es el consumidor".

Tomando una página de aviación, en la que la velocidad de pérdida es la más lenta que un avión puede volar mientras mantiene un vuelo nivelado, el equivalente económico es el punto en el que el crecimiento ya no es autosuficiente.

Eso sucede cuando los consumidores y las empresas retroceden ante el deslucido desempeño económico.

"Cuando los actores económicos se preocupan lo suficiente, con justificación o no, una desaceleración leve puede empeorar fácilmente", escribió Eric Lascelles, economista jefe de RBC Global Asset Management, en un informe el mes pasado.

De hecho, las perspectivas de crecimiento se han suavizado, ya que el sector manufacturero está cayendo en una recesión durante el primer semestre del año, la inversión de capital se debilita y se moderan las ganancias laborales. Los analistas esperan que el crecimiento del producto interno bruto disminuya a 1.7 por ciento el próximo año.

En las expansiones que se remontan a la década de 1940, el crecimiento del PIB real por debajo del 2 por ciento casi siempre fue seguido por una recesión, según Lascelles. Ahora, él y otros economistas esperan que la economía pueda evitar ceder a ese ritmo. Una velocidad de pérdida reducida significa que el crecimiento puede ser más lento y las ganancias de nómina mensuales pueden ser más suaves y aún así mantener la expansión.

La velocidad de pérdida ha disminuido en gran medida porque la tasa de crecimiento potencial de la economía se ha desacelerado.

Los dos conceptos están estrechamente vinculados. El crecimiento potencial es el ritmo al que la economía puede expandirse sin que la inflación se caliente. En este momento, la Reserva Federal ve un crecimiento potencial de 1.9 por ciento. Las predicciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso para la tasa también han disminuido con el tiempo. Se alivió en medio de cambios demográficos como un crecimiento demográfico más lento y ganancias de productividad más suaves.

"El problema aquí es que si el crecimiento potencial se está desacelerando, lo que constituye una rápida expansión hoy en día es muy diferente de lo que parecía hace 40 años", dijo Michael Gapen, economista jefe de Barclays.

Y la expansión ha sido deslucida. Desde el final de la recesión en 2009, el PIB ha aumentado aproximadamente la mitad en porcentaje que durante la expansión de 1991-2001, la segunda más larga del país. El crecimiento salarial se ha mantenido moderado y la inflación ha incumplido repetidamente el objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal.

Esperamos que la velocidad de pérdida para la economía esté cerca del crecimiento del PIB real de 1.4-1.5 por ciento (en términos interanuales). Por debajo de eso, la creación de ingresos familiares se desacelera a tal ritmo que los consumidores no pueden soportar la carga del crecimiento”.
Carl Riccadonna y Yelena Shulyatyeva, Bloomberg Economics

La mayoría de los economistas predicen que la economía puede mantenerse por encima de su nivel de velocidad de pérdida autodefinido el próximo año, pero Joachim Fels y Andrew Balls de Pacific Investment Management esperan que el crecimiento se desacelere a alrededor del 1 por ciento en la primera mitad de 2020.

"Si bien una recesión no es nuestro caso base, no se necesita mucho para volcar una economía que avanza a toda velocidad", escribió Fels and Balls en el informe la semana pasada.

Si bien una velocidad de pérdida más lenta significa que la economía puede expandirse a un ritmo más moderado sin indicar una recesión inminente, la mala noticia es que no significa que Estados Unidos esté menos expuesto a una recesión.

Un menor crecimiento potencial "le dice que un shock que podríamos haber experimentado antes de la crisis y que no lo haya llevado a una recesión ciertamente podría hacerlo ahora", dijo Matthew Luzzetti, economista jefe de Deutsche Bank, en Estados Unidos.

A medida que el crecimiento económico se marchita, el estímulo fiscal y monetario, siempre que se empleen de manera oportuna, puede dar un impulso muy necesario a la economía. Pero los encargados de formular políticas en la Reserva Federal y en el Congreso tienen menos espacio para evitar que la nación alcance la velocidad de pérdida, o posiblemente se acelere.

"Aumenta el riesgo del final del ciclo económico", dijo Gapen. “Hemos hecho lo que podemos hacer en el lado fiscal. Hay un espacio limitado para que la política monetaria reaccione ".