Economía

¿Compraste una casa? Revisa que esté asegurada

Tras los sismos de 2017, la industria aseguradora está preocupada por crear consciencia sobre adquirir un seguro para la vivienda.

A pesar de las afectaciones en casas y edificios a raíz de los sismos de 2017, las autoridades no han acelerado una política de administración y de información de cobertura de riesgos para condominios.

Hace dos años, el sismo del 19 de septiembre de 2017, con magnitud de 7.1, dejó en la Ciudad de México un total de mil 104 inmuebles afectados. Dicho número toma en cuenta las estructuras que sufrieron colapso total y parcial; alto riesgo de colapso, riesgo medio y riesgo bajo.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), una tarea que sigue incompleta es crear consciencia a la población sobre el correcto aseguramiento de la vivienda, de un inmueble o de cualquier bien, que permita brindar mayor protección financiera a más personas, ya sea mediante políticas públicas, campañas de educación sobre seguros, o desde que las entidades expliquen correctamente qué cubre y qué no cubre el seguro contratado.

Y es que comprar una vivienda a crédito, no necesariamente significa contar con un seguro.

"Un crédito hipotecario incluye un seguro para cubrir el financiamiento que va siendo decreciente; por ejemplo, si se deben 500 mil pesos, la propiedad estará asegurada por ese monto, pero nada más en su construcción material, no en contenidos, ni en interiores", describió Luxury Hábitat Real Estate.

Asegurar todo el edificio

Tan solo la Ciudad de México vivió un 'boom' de construcción de vivienda mediante edificios y condominios, por lo que es apremiante que se acelere la penetración de seguro, comentó la firma inmobiliaria.

La AMIS recomienda que para un condominio, lo más adecuado es que se asegure la totalidad del edificio, incluyendo las áreas comunes, de ahí las controversias que se dieron tras el sismo de hace dos años, cuando los habitantes de un inmueble dañado argumentaban que tenían seguro con su crédito hipotecario.

Sin embargo, el sitio tiene que estar constituido bajo la Ley de Condominios y que los habitantes del edificio paguen la proporción de su seguro.

Cuando se contrata un seguro de vivienda vinculado a un crédito hipotecario, es fundamental conocer el alcance de la cobertura y, de ser posible, complementar la protección.

Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, detalló que la Asociación de Bancos de México, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la AMIS, están trabajando en diseñar esquemas para ofrecer una protección integral al que obtiene un crédito hipotecario, en el que el bien inmueble y el financiamiento estén asegurados.

Arias reconoció que el esquema aún no ve la luz y que siguen trabajando en el proyecto; igual como sucede con la propuesta ante el gobierno de la Ciudad de México para integrar el cobro de las pólizas en el predial, que aún siguen en conversaciones para echarlo a andar.

"En el caso de los seguros de condominios eso ya lo vivimos y fue realmente un desastre; en este caso, sí vale la protección del interés público en el que se pueda tener la certeza de que todos aquellos que están en un edificio van a tener la posibilidad de resarcir sus daños. Vivimos historias terriblemente dramáticas y personas que estuvieron muchos meses sin un hogar y algunos que todavía viven frente a sus edificios", aseguró Arias.

¿Cuál es la diferencia en este caso entre propietario e inquilino?

No es lo mismo ser el propietario de un inmueble que un inquilino. Dependiendo de las coberturas que se contrate, las protecciones más comunes es que el dueño asegure la construcción, los contenidos del inmueble y la pérdida de ingresos, mientras que para un inquilino que paga renta sería deseable que asegure los contenidos.

Cuatro de cada diez solicitudes de indemnización fueron de viviendas aseguradas a través de un crédito hipotecario; ello implica que la aseguradora paga la deuda del cuentahabiente al banco.

México es el séptimo país más expuesto a catástrofes naturales a nivel mundial, toda vez que tiene la concentración urbana más grande de América Latina con la Ciudad de México.

De acuerdo con la AMIS, únicamente el 6.7 por ciento de las viviendas en nuestro país cuentan con un seguro de forma voluntaria y el 20 por ciento de las viviendas por créditos hipotecarios.