Economía

China 'calma las aguas' y asegura que retomará pronto negociación comercial con EU

Los representantes de Washington y Beijing debían revisar el fin de semana pasado el avance de la 'fase uno' del acuerdo comercial, pero la reunión fue cancelada por Trump.

China confirmó este jueves sus planes de conversar pronto con funcionarios estadounidenses para revisar el progreso de su acuerdo comercial, un compromiso poco común entre las economías más grandes del mundo a medida que las relaciones se deterioran en otros temas que van desde los derechos humanos en Hong Kong hasta el dominio tecnológico.

Las dos naciones se mantendrán en contacto a corto plazo, dijo este jueves el portavoz del Ministerio de Comercio, Gao Feng, en Beijing cuando se le preguntó si la reunión se llevará a cabo.

Gao no anunció una fecha exacta ni dio más detalles.

Se esperaba que ambas partes se sentaran a la mesa el fin de semana pasado como parte de una revisión a cada seis meses desde que el acuerdo, firmado en enero, entró en vigor el 15 de febrero.

Hablando en Arizona a principios de esta semana, el presidente Donald Trump explicó que canceló esos planes porque no estaba contento con el papel de China en la pandemia del COVID-19.

"No quiero lidiar con ellos ahora. Con lo que le hicieron a este país y al mundo, no quiero hablar con China en este momento", afirmó.

Cuando se le preguntó si EU se retiraría del trato, se negó a responder. "Ya veremos. Veremos qué pasa", agregó Trump.

Las acciones chinas se han desplomado esta semana, el oro se ha mantenido cerca de un máximo histórico y el dólar tocó un mínimo de dos años en medio de una creciente preocupación por las tensiones entre Washington y Beijing.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, comentó el 13 de agosto que el acuerdo comercial va bien, repitiendo los comentarios que había hecho a principios de semana y descartando las preocupaciones de que las crecientes tensiones puedan ponerlo en peligro.

Entre los temas a discutir están las compras rezagadas de productos agrícolas por parte de China. Trump ha elogiado los recientes esfuerzos de Beijing para importar maíz y soja estadounidenses.

Greg Gilligan, presidente de la Cámara de Comercio Estadounidense en China, dijo esta semana que si bien las compras de China podrían estar desarrollándose más rápidamente, "hay un compromiso absoluto y un progreso que está ocurriendo".

"Ambas partes reconocen que este es realmente el 'pegamento' que mantiene unida la relación, así que esa es una razón para cierto optimismo en un escenario bastante sombrío en la relación en general", señaló.

No obstante, el apoyo férreo a Trump entre los agricultores estadounidenses está cayendo por su manejo del brote del nuevo coronavirus, según una encuesta realizada por el medio DTN Progressive Farmer.

Una encuesta hecha al menos a 500 agricultores mostró que 71 por ciento planea votar por él en noviembre, frente al 89 por ciento de abril, señaló DTN el miércoles en un comunicado. Los datos mostraron que solo 43 por ciento estaba satisfecho con la respuesta a la pandemia.

Los agricultores y ganaderos se mantuvieron leales a Trump incluso cuando la guerra comercial que libró contra China afectó las exportaciones de soja, algodón y carne de cerdo. El virus SARS-CoV-2 afectó a las empresas en muchos estados rurales de Estados Unidos, provocando cierres que sacudieron los mercados agrícolas cuando las plantas de etanol cerraron y los mataderos pararon sus actividades cuando los trabajadores se enfermaron.