Casa Blanca analiza un recorte de impuestos ante posible desaceleración: WP
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Casa Blanca analiza un recorte de impuestos ante posible desaceleración: WP

COMPARTIR

···

Casa Blanca analiza un recorte de impuestos ante posible desaceleración: WP

Millones de estadounidenses pagan un impuesto de 6.2% sobre sus ganancias para financiar el programa Medicare para adultos mayores y el Seguro Social, que proporciona los pagos por retiros, de acuerdo con el Washington Post.

Reuters
19/08/2019
Actualización 19/08/2019 - 17:46
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Funcionarios de alto rango de la Casa Blanca están discutiendo la posibilidad de un recorte temporal en los impuestos a las nóminas en un esfuerzo por impulsar la economía ante una posible desaceleración, informó este lunes el Washington Post, citando a tres personas familizarizadas con el tema.

Las conversaciones están en etapas iniciales, según el diario, agregando que los funcionarios no han decidido si llegar al Congreso para pedir formalmente una rebaja.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente un pedido de comentarios.

Millones de estadounidenses pagan un impuesto a las nóminas de un 6.2 por ciento sobre sus ganancias para financiar el programa de seguro de salud Medicare para las personas de más edad y el Seguro Social, que proporciona los pagos por retiros, afirmó el medio.

The Washington Post no dijo qué proporción de bajas discutían las autoridades. El último recorte a las nóminas de sueldos se produjo durante el gobierno de Barack Obama, cuando hubo una reducción al 4.2 por ciento para alentar el gasto de los consumidores durante una recesión económica. El impuesto fue restablecido en 2013.

Las discusiones sobre las bajas de impuestos a los salarios se producen en medio de la preocupación sobre una posible desaceleración económica en momentos en que Estados Unidos y China libran una guerra comercial.

La curva de rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidenses se invirtió la semana pasada por primera vez desde 2007, en una señal de que la economía podría dirigirse a una recesión.