Canadá estudia imponer aranceles al acero de China y otras naciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Canadá estudia imponer aranceles al acero de China y otras naciones

COMPARTIR

···

Canadá estudia imponer aranceles al acero de China y otras naciones

Según fuentes consultadas por Bloomberg, el Gobierno de Justin Trudeau analiza aplicar las medidas como medio de salvaguardia a las imposiciones de la administración de Trump.

Bloomberg Por Natalie Wong y Josh Wingrove
26/06/2018
Actualización 26/06/2018 - 15:31
Las medidas arancelarias contra el acero las aplicaría Canadá para protegerse de las imposiciones de EU.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Gobierno canadiense está preparando nuevas medidas para evitar una posible inundación de importaciones de acero de productores extranjeros que buscan evitar los aranceles estadounidenses, de acuerdo con personas familiarizadas con los planes.

Las medidas serían una combinación de cuotas y aranceles destinados a ciertos países, incluida China, comentaron las personas, quienes pidieron no ser identificadas por tratarse de un asunto que no es público.

Las medidas se producen tras acciones similares de "salvaguardia" que está considerando la Unión Europea, destinadas a evitar el acero que, de otra manera, podría haber sido enviado a Estados Unidos. Surgen junto a contraaranceles canadienses sobre el acero, aluminio y otros productos estadounidenses que entrarán en vigor el 1 de julio.

Las medidas intensifican las consecuencias de la guerra comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en particular los aranceles estadounidenses del 25 por ciento al acero y del 10 por ciento al aluminio que afectan a Canadá, la UE y otras naciones.

Los gravámenes han provocado represalias de los mayores socios comerciales de EU y han obligado a empresas, como Harley-Davidson, a trasladar su producción.

Se espera que las medidas canadienses incluyan nuevas cuotas a ciertas importaciones de acero para evitar el dumping, con aranceles que se aplicarían sobre ese umbral, dijeron las personas.

El anuncio podría realizarse la próxima semana, aunque el Gobierno no ha finalizado sus planes, señalaron las personas.

Un portavoz del ministro de Finanzas canadiense, Bill Morneau, declinó formular comentarios. Representantes de la canciller Chrystia Freeland, quien maneja los asuntos comerciales estadounidenses, no respondieron inmediatamente las solicitudes de comentarios.

En 2017, las importaciones canadienses de acero ascendieron a 9 mil millones de dólares, de acuerdo con datos estadounidenses, de los cuales un 55 por ciento provino de EU. Las siguientes fuentes más importantes de acero canadiense son China, Corea de Sur, Brasil y Turquía, según los datos.

Los aranceles al acero estadounidense abren la puerta a una potencial inundación de importaciones baratas, comentó Sean Donnelly, director ejecutivo de ArcelorMittal Dofasco, división canadiense de ArcelorMittal, de Luxemburgo.

"Debemos ser capaces de operar en un entorno competitivo sin distorsiones y basado en el mercado", dijo Donnelly este martes a los legisladores en un comité parlamentario en Ottawa.

"La respuesta de Canadá a amenazas pasadas y futuras a las importaciones comerciadas injustamente y desviadas desde el exterior son fundamentales".

Los grupos siderúrgicos han estado presionando por medidas de salvaguardia, que podrían aplicarse provisionalmente a la espera de una investigación.

Joseph Galimberti, presidente de Asociación Canadiense de Productores de Acero, dijo que sus miembros están observando el impacto de la desviación de acero en el mercado de Canadá. Los miembros del grupo industrial incluyen a ArcelorMittal Dofasco, Stelco, Essar Steel Algoma y otros.

"Apoyamos totalmente la salvaguarda como una medida apropiada y hemos estado trabajando con el gobierno para proporcionarles la información comercial que necesitan para actuar según proceda", declaró este martes Galimberti en un correo electrónico.

Cualquier arancel adicional promulgado sobre el acero extranjero tendrá un efecto dominó en la economía canadiense y aumentará los costos del sector de la vivienda que ya está en crisis.

Sólo un puñado de firmas produce acero en el país y empresas constructoras, fabricantes de acero y desarrolladores dependen de las importaciones de diversos tipos de acero, incluidos los utilizados para edificios residenciales, como las barras de refuerzo.

"Las empresas constructoras y los propietarios tendrán que pagar más de sus propios bolsillos en el corto plazo", mencionó en una entrevista telefónica Richard Lyall, presidente del Consejo de Construcción Residencial de Ontario.

"Es un golpe que puede afectar el perfil de riesgo de proyectos futuros, lo que puede tener un efecto escalofriante en el mercado. Pero en el mediano y más largo plazo, los consumidores se verán afectados por esto".