Economía

Campos de crudo enfrentan cierre desordenado pese recortes de la OPEP+

La demanda mundial de petróleo se reducirá este año en 9 millones de barriles por día, o alrededor de 9 por ciento, a su nivel más bajo desde 2012.

Algunos campos petroleros se verán afectados por caóticas paralizaciones pese a los esfuerzos de la OPEP+ por mitigar el impacto del coronavirus en los mercados mundiales, advirtió la Agencia Internacional de Energía (AIE).

"Las medidas de confinamiento han provocado una disminución sin precedentes en la demanda, cuya velocidad y magnitud superan en gran medida la flexibilidad normal de suministro del mercado", indicó este jueves la AIE, con sede en París, en un informe. "Incluso con intentos de gestión coordinada, es probable que en algunos lugares se produzca una paralización desordenada de la producción".

Los precios del petróleo están experimentando una caída histórica. El crudo Brent, que funciona como referencia internacional, sigue estando cerca de su nivel más bajo desde 2002, para cotizarse justo sobre los 20 dólares por barril en Londres, mientras que los futuros estadounidenses cayeron brevemente bajo cero la semana pasada. Pese a que la OPEP y sus socios han anunciado enormes recortes en la producción para compensar las disminuciones de la demanda, productores en todo el mundo todavía están bajo un gran estrés.

La demanda mundial de petróleo se reducirá este año en 9 millones de barriles por día, o alrededor de 9 por ciento, a su nivel más bajo desde 2012. Las medidas de cuarentena implementadas para frenar la propagación del virus han provocado una disminución sin precedentes en el transporte, indicó la AIE en su Revisión Energética Global.

Las estimaciones están en línea con aquellas publicadas por la entidad en su último informe mensual del mercado de mediados de abril. La AIE asesora a las principales economías en política energética.

Abril experimentó el mayor impacto, cuando el consumo de combustible se contrajo en casi una tercera parte a su nivel más bajo desde 1995. Para fines de marzo, la actividad de transporte por carretera había disminuido cerca de 50 por ciento en todo el mundo, mientras que los viajes aéreos en algunos países europeos habían caído más de 90 por ciento.

El informe no ofreció detalles sobre dónde se paralizará abruptamente la producción de petróleo, aunque en investigaciones recientes la AIE ha destacado varias regiones vulnerables. Estados Unidos, Brasil y Canadá dieron cuenta de la mayor parte de una contracción de 2.2 millones de barriles por día en el suministro durante el mes pasado, dijo en una entrevista televisiva de Bloomberg el 22 de abril el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.