Brasil pierde la guerra de divisas; inflación se acelera
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Brasil pierde la guerra de divisas; inflación se acelera

COMPARTIR

···
Economía

Brasil pierde la guerra de divisas; inflación se acelera

06/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Bloomberg
 
Brasil está descubriendo que ganar las guerras mundiales de monedas en realidad podría significar perder.
 
Después de tomar medidas para hacer bajar el real un 16% en los últimos 2 años en tanto los funcionarios del gobierno decían que la política monetaria de las grandes economías hacía bajar monedas como el dólar mientras impulsaba el alza de las de los países emergentes, Brasil ahora está dejando de lado los esfuerzos para debilitar su tipo de cambio.
 
En lugar de tener el efecto deseado de reactivar la economía, la baja del real no ha hecho mucho más que acelerar la inflación, que superó la meta de 4.5% del banco central en los últimos 29 meses. Las señales de que Brasil quiere un real más fuerte para evitar la estanflación fueron evidentes la semana pasada, cuando el país tomó medidas como exceptuar a los extranjeros de un impuesto a los fondos de propiedades inmobiliarias, llevando la moneda a su nivel más alto desde julio.
 
“Seguimos hablando de la guerra de monedas, pero no estamos haciendo los deberes en lo que hace a mejorar el clima de negocios y tratar de encontrar políticas que no perjudiquen la inversión”, expresó Alexandre Schwartsman, ex director del banco central de Brasil que ahora dirige la consultora Schwartsman e Associados, en una entrevista telefónica del 31 de enero desde Sao Paulo. “Sea cual sea el nombre del marco del nuevo régimen, ha sido un fracaso”.
 
Deseo de Mantega
 
El Ministerio de Hacienda no respondió a un llamado telefónico y a un correo electrónico en los que se pedían comentarios. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo ayer que en una situación ideal debería haber menos volatilidad e intervención en el mercado monetario.
 
Banco Central do Brasil señaló que no ha cambiado su política monetaria de permitir que los mercados determinen los tipos de cambio. Las medidas del banco incluyen comprar dólares para acumular reservas de divisas y vender dólares para dar liquidez cuando sea conveniente.
 
El banco central la semana pasada renovó  1,850 millones de dólares de permutas sobre divisas con vencimiento el 1 de febrero, absteniéndose de comprar dólares para liquidar los contratos, y ofreció líneas de crédito en dólares el 30 de enero. El gobierno también exceptuó a los extranjeros de un impuesto a los fondos de propiedades inmobiliarias el 31 de enero para atraer inversiones extranjeras.
 
El real ayer a las 17:00 trepó a 1.9846 unidades por dólar en Nueva York, apreciándose respecto al mínimo del año pasado de 2.1384 el 3 de diciembre. Se cotiza por encima de los 2 por dólar desde hace siete días corridos, el lapso más largo desde mayo. Antes de la semana pasada, no había superado ese nivel desde julio.
 
“El gobierno tuvo que recalibrar las herramientas de política económica porque la inflación subió más de lo esperado, lo que es una señal de que a la economía no le está yendo bien”, dijo en entrevista Rodrigo Azevedo, ex director del banco central de Brasil que ahora es socio y gerente de cartera de Ibiuna Investimentos de Sao Paulo.
 
“Al parecer, eligieron el tipo de cambio para arreglar las cosas porque es la única herramienta que les da más flexibilidad y provoca menos problemas en el corto plazo y puede ser revertida en el mediano plazo”.