Baja inflación y crecimiento, incompatibles
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Baja inflación y crecimiento, incompatibles

COMPARTIR

···
menu-trigger
Economía

Baja inflación y crecimiento, incompatibles

bullet

09/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.


Esteban Rojas H
 
Durante años se ha sostenido por el gobierno, analistas del sector privado, académicos e instituciones financieras internacionales que una baja inflación permitiría ser una base de despeje para un mayor crecimiento económico, pero hasta hora las evidencias señalan que no ha sido suficiente.
 
En el periodo del 2000 al 2012, la inflación en nuestro país ha promediado una tasa de crecimiento anual de 4.71%, en tanto que el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en este mismo periodo ha sido de solamente de 2.35% en promedio, de acuerdo a cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
 
El balance para la inflación en el 2012 es positivo, al cerrar los precios al consumidor con una alza de 3.57%, con lo que por segundo año consecutivo se ubicó dentro del rango de tolerancia del Banco de México.
 
Otro aspecto a destacar, es que la inflación subyacente, que elimina los efectos de los precios más volátiles, alcanzó un aumento de 2.90% el año pasado, lo que constituye su variación más baja para un año.
 
La caída en la inflación se debe, en buena parte, a la disciplina fiscal y monetaria, lo que es bueno, pero lo que no se puede seguir tolerando es que su disminución también descanse en una baja demanda o en un raquítico desempeño del PIB.
 
El comportamiento de los precios al consumidor en nuestro país presenta un ciclo virtuoso al registrar una tasa variación anual por debajo de un digito a partir del año 2000.
 
En los últimos 13 años, la variación de la inflación ha estado en 6 ocasiones dentro del rango de tolerancia del Banco de México.
 
La evolución de la inflación se ha mantenido a raya, aunque con algunos sobresaltos, por lo que se puede calificar adecuadamente la actuación del instituto central.
 
En cuantas comparaciones internacionales, un aspecto a destacar es la convergencia de la inflación con la observada en el principal socio comercial de nuestro país.
 
Al cierre del pasado año, el diferencial entre el crecimiento de los precios al consumidor de México con los Estados Unidos pudo haberse ubicado en cerca de 1.80 puntos. Con ello se deja atrás diferenciales abismales, ocurridas en la década de los ochenta y algunos de de los noventa.
 
El cierre de la brecha inflacionaria ha permitido mantener sin grandes variaciones el poder de compra del peso, situación que ha posibilitado una mayor fortaleza o postura defensiva frente al dólar.
 
A nuestro país todavía le queda mucho por hacer, si se toma lo hecho en otros países, como Chile, el cual presentó un crecimiento de la inflación anual en el 2012 de solamente 1.5%, muy por debajo del reportado en México de 3.57%.