Autonomía de bancos centrales es primordial para estabilidad monetaria: Julio Velarde
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Autonomía de bancos centrales es primordial para estabilidad monetaria: Julio Velarde

COMPARTIR

···
menu-trigger

Autonomía de bancos centrales es primordial para estabilidad monetaria: Julio Velarde

bulletEl presidente del Banco Central de la Reserva del Perú indica que hay que tratar de convencer a los políticos de que los bancos centrales podrán ayudar en el ciclo económico, pero el crecimiento potencial depende de otros factores.

Enrique Quintana
18/02/2019
Julio Valverde, presidente del Banco Central de la Reserva del Perú.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para el presidente del Banco Central de la Reserva del Perú, Julio Velarde, se han registrado muchos cambios en la última década en la economía mundial y la participación de los bancos centrales; sin embargo, un pilar fundamental de las instituciones es su autonomía y eso no debería cambiar, consideró.

La evidencia muestra que la autonomía e independencia de un banco central es primordial para lograr la estabilidad monetaria y de precios.

La tentación de los políticos, no solo desde la presidencia sino desde el Congreso es creer que siempre hay algo que lo va a salvar. La independencia de un banco central se vuelve indispensable para tener un crecimiento normal, y creo que hay que tratar de convencer a los políticos de que los bancos centrales podrán ayudar en el ciclo económico, pero el crecimiento potencial depende de otros factores, y para crecer, lo que interesa es que el crecimiento potencial sea mayor, y en eso los bancos centrales, excepto brindar estabilidad macroeconómica, no lo pueden ofrecer.

Uno primero diría, una definición más clara del objetivo, donde las metas de inflación han ayudado a eso. Antes era fijar el tipo de cambio como ocurrió en México en la ‘Crisis del Tequila’ y no fue hasta los años noventa cuando se implementó un tipo de cambio flexible, ahora lo que uno busca es controlar la tasa de inflación y de acuerdo con eso mover la tasa de interés. Está más claro el objetivo, en cuyo caso es más fácil enfocar la tarea del banco a esos objetivos.

Lo segundo que ha cambiado es la comunicación, antes había muchas publicaciones acerca de que el banco tenía que ser como un templo, con secretos y en lo que se enfatizaba era la actitud de ciencia, de que ahí realmente se discutía la política y el resto de la población no debía saber cómo era este proceso de decisión de la política, ahora se han vuelto más transparentes.

Y tercero diría yo, hay una mala integración con el mercado, o sea se busca que la comunicación esté evitando que se refleje de una manera equivocada lo que está pensando el banco central; sin embargo, hay algunos ejemplos como lo que ocurrió en 2013 con la Fed, cuando (Ben) Bernanke refirió que estaban próximos a retirar el estímulo monetario, en ese momento hubo movimientos bastante bruscos en los mercados.

Con esquemas de metas de inflación, la idea es que el banco central reaccione cuando el crecimiento de la economía está por encima del crecimiento potencial, cuando el crecimiento de la demanda no es sostenible. Implícitamente ahí hay realmente una política que está haciendo que cuando la inflación es por demanda, el banco resuelve bajando o subiendo la tasa de interés, está compensando para que el crecimiento real de la economía sea más próximo al potencial. Crecer más que el potencial es imposible.

Falta muchísimo siempre, pero hemos estado dentro de los primeros del ranking en cuanto a inclusión de empresas desde hace más de 15 años. Ha habido varios aspectos, en los ochentas se crearon unas cajas municipales de crédito a microempresas, algo parecido de lo que hay ahora de las cajas españolas; participa el municipio y la sociedad civil, y se creó una gerencia para que al menos dos firmaran los papeles para evitar corrupción. Otro, se permitió a ONGs, se impulsó prestando créditos, y crecieron, después vendieron sus sociedades financieras a los bancos. Ahora los bancos descubrieron a estos clientes y comenzaron a prestar a tasas más bajas, el problema fue que descuidaron a sus mejores clientes por buscar a otros. Sin embargo las tasas todavía son algo altas, en parte por los costos asociados al pago de las personas que van a investigar, pues son dos personas para un crédito de 400 dólares, teníamos que ir hasta donde vendía y preguntar a los vecinos y a los familiares.

Con información de Jassiel Valderamar