Economía

Australia entra en recesión por primera vez en casi 30 años por impacto del COVID-19

Australia registró una caída del PIB de un 7% en el trimestre que terminó en junio, el peor descenso de su historia.

La economía de Australia entro en recesión por primera vez en casi 30 años, al registrar una caída de 7 por ciento en el segundo trimestre del año, respecto al trimestre anterior, afectada por la pandemia del nuevo coronavirus.

Este retroceso también es el mayor desde que se tiene registros (1959), dijo este miércoles la oficina de estadísticas en Sydney.

La caída trimestral fue mayor que las previsiones de los economistas de una contracción del 6 por ciento. Con respecto al año anterior, el PIB cayó un 6.3 por ciento frente a una caída estimada del 5.1 por ciento.

Un país entra en recesión cuando suma dos trimestres de retroceso económico. La última vez que Australia entró en recesión fue en 1991.

El levantamiento temprano de las restricciones de Australia y la reapertura de su economía ahora se ve ensombrecido por un bloqueo de casi dos meses en Melbourne, la segunda ciudad más grande del país con aproximadamente 5 millones de personas. Eso está retrasando la recuperación de la economía.

"Si bien la caída del PIB el último trimestre no fue mucho mayor de lo que había anticipado el RBA (Banco Central de Australia), mantendrá la presión sobre el banco para que anuncie más estímulos", dijo Marcel Thieliant, economista sénior para Australia en Capital Economics.

El Banco de la Reserva de Australia amplió el martes una línea de crédito para los bancos a 200 mil millones de dólares australianos (147 mil millones de dólares estadounidenses) para ayudar a mantener bajas las tasas de interés para los prestatarios y mantener el flujo de crédito. El gobernador Philip Lowe también dijo que la junta "continúa considerando cómo otras medidas monetarias podrían respaldar la recuperación".

El Banco Central y el Gobierno están trabajando en conjunto para tratar de apoyar la economía. El primero ha mantenido su tasa de efectivo cerca de cero y ha fijado un objetivo del 0.25 por ciento sobre el rendimiento de la deuda pública a tres años, y el segundo está ampliando su paquete de asistencia al mercado laboral.

El RBA predice que el renovado bloqueo de Victoria elevará el desempleo nacional a aproximadamente un 10 por ciento a finales de este año. Mientras tanto, el Gobierno ha inyectado decenas de miles de millones de dólares en la economía, incluido su programa de subsidio salarial JobKeeper, diseñado para mantener a los trabajadores vinculados a las empresas mientras intenta mantener las conexiones laborales hasta que se pueda reanudar la actividad.

La profunda contracción de la economía estuvo fuertemente impulsada por los servicios, como transporte, hoteles y restaurantes.