Aumenta dependencia de México del ahorro externo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aumenta dependencia de México del ahorro externo

COMPARTIR

···
Economía

Aumenta dependencia de México del ahorro externo

06/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Esteban Rojas H
 
En los últimos 10 años se ha dado un explosivo incremento de los recursos externos en la formación del ahorro financiero en México, al pasar de 1.34 a 19.34% del total. Este comportamiento ha traído beneficios, al disponer el país de mayores recursos a costos históricamente bajos, pero también representa riesgos ante su posible volatilidad, como ya ocurrió en algún momento con los Tesobonos durante la crisis de finales de 1994.  
 
La creciente dependencia del ahorro del exterior alcanzó un punto máximo durante el 2012, cuando se captaron recursos de los no residentes por 689,387 millones de pesos, superando por primera vez en la historia a los aportados por los residentes en nuestro país, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México.
 
En los últimos 10 años la estructura del ahorro financiero ha cambiado sensiblemente, debido al diferencial de crecimiento entre sus principales componentes.
 
En el periodo que va del 2003 al 2012, el ahorro de los no residentes ha crecido a una tasa anual nominal en promedio de 50.5%, en tanto que la de los residentes lo ha hecho en solamente 10.9% por año.
 
El amplio diferencial en la dinámica de su crecimiento, ha llevado a que la participación de los extranjeros en la generación del ahorro financiero, ascendiera a 19.34% del total en el 2012, cifra mayor en 5.11 puntos a la del año anterior y apenas ligeramente por debajo del máximo histórico de 22.67%, alcanzado 1994, cuando se dio un explosiva tenencia de papales en manos de extranjeros como los Tesobonos.
 
Cabe destacar que ahorro financiero se define como la diferencia del agregado monetario M4 menos los billetes y monedas en poder del público. Dicho en otras palabras, son todos los recursos captados por las diferentes entidades que integran el sistema financiero en nuestro país, que incluye los depósitos en cheques, la colocación de valores y la captación de la banca, entre otros.
 
El saldo del ahorro financiero al cierre del 2012, estuvo compuesto por 8.02 billones de pesos de los residentes en el país y por 1.92 billones de los extranjeros.  Entre ambos totalizan 9.94 billones.
 
Sería un error histórico suponer que la burbuja, representada por la tenencia de activos en manos de extranjeros, se prolongará de manera indefinida, por lo que habría que estar preparos a un cambio en el clima financiero, como ocurrió con los tesobonos al estallar la crisis de finales de 1994.
 
Disminuir la dependencia del ahorro del exterior implicaría, entre otras cosas, el generar un mejor ambiente interno para alcanzar tasas de crecimiento económico más altas, acompañado de más y mejores empleos, que le permitan a la población dedicar una creciente parte de  sus ingresos a actividades diferentes al consumo.
 
En otro frente, el gobierno y las instituciones financieras privadas tendrían que trabajar, de manera creativa, en el diseño e instrumentación de novedosos instrumentos de captación que le fueran atractivos a los potenciales ahorradores nacionales.