Economía

'Asedio' del SAT a empresas denota caída en ingresos: Canacintra

Algunos negocios están recibiendo requerimientos aún cuando están cerrados o ya hicieron el pago de sus obligaciones, afirmó Enoch Castellanos, presidente de la Canacintra.

La caída en los ingresos públicos ha motivado la práctica de 'terrorismo fiscal' por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT), señaló este jueves Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Transformación (Canacintra).

El directivo denunció que las empresas están recibiendo requerimientos aún cuando están cerradas o ya hicieron el pago de sus obligaciones.

"No es cierto que tuvieron un aumento en la recaudación. Que demuestren cuál ha sido el comportamiento al mes de abril de la recaudación de Impuesto a Valor Agregado, de Impuesto Sobre la Renta y del Impuesto Especial a Producción y Servicios y si estoy equivocado, ofrezco una disculpa pública, pero seguramente no lo voy hacer porque ellos no lo van decir hasta meses después", dijo.

Este jueves, la Secretaría de Hacienda informó que los ingresos tributarios del primer trimestre de 2020 sumaron 1 billón 462.8 mil millones de pesos. Este monto es mayor en 9.2 por ciento en términos reales, respecto al mismo periodo del año pasado.

A pesar de que los negocios se encuentran cerrados por la epidemia del COVID-19, les han empezado a llegar una serie de requerimientos de pago por parte del SAT por correo electrónico, comentó el presidente de la Canacintra.

"Y los vamos a estar evidenciando. Se pone más rudo porque no era común que pasando uno o dos días del pago de impuestos, te estuvieran requiriendo, incluso a empresas que ya pagaron", señaló en videoconferencia de prensa.

Consideró que el SAT está aplicando un 'terrorismo fiscal' "por la desesperación que tienen de la caída brutal de los ingresos públicos".

Por otra parte, Raúl Picard, presidente de la Comisión de Comercio Interior de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), dijo que todas las empresas tuvieron que haber cumplido con sus obligaciones fiscales en abril, tanto los pagos mensuales como haber entregado la declaración anual.

La compañía que no lo haya hecho, dijo, fue porque estuvo imposibilitada ante la falta de prórrogas por parte del Gobierno y deberá pagar los cargo moratorios que le sean atribuidos

"Si no pagó es porque no está obligada a lo imposible. Quien no pagó impuestos fue porque no pudo, no porque no quiso", comentó.