Arabia Saudita hace 'oídos sordos' a Trump y su propuesta de una tregua en 'guerra petrolera'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Arabia Saudita hace 'oídos sordos' a Trump y su propuesta de una tregua en 'guerra petrolera'

COMPARTIR

···
menu-trigger

Arabia Saudita hace 'oídos sordos' a Trump y su propuesta de una tregua en 'guerra petrolera'

bulletA pesar de la propuesta de un acuerdo entre el reino y Rusia para detener la caída en los precios del crudo, Arabia Saudita arrancó abril con una producción récord de 12 millones de barriles por día.

Bloomberg / Javier Blas y Evgenia Pismennaya
01/04/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Arabia Saudita no mostró signo alguno de inclinarse ante la presión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para aliviar su 'guerra' de precios del petróleo con Rusia. En cambio, el reino llevó su producción de crudo a niveles récord.

Trump dijo el martes por la noche que había hablado tanto con el presidente Vladimir Putin como con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, en un esfuerzo por lograr una tregua entre los dos mayores exportadores de petróleo del mundo.

Arabia Saudita comenzó abril aumentando el suministro a más de 12 millones de barriles por día, el más grande registrado, de acuerdo con un funcionario de la industria familiarizado con las operaciones del reino. Saudi Aramco declinó hacer comentarios.

Hasta el momento, Riad ha insistido en que solo retrocederá de su decisión de inundar el mercado global si todos los productores líderes del mundo, incluido Estados Unidos, acuerdan reducir la producción. Rusia ha dado un tono más conciliador, diciendo que pospondría un importante aumento de la producción, pero no ha ofrecido ninguna propuesta concreta para poner fin a las hostilidades con la OPEP+.

La decisión de Trump de plantear una tregua en la disputa petrolera está impulsada por el impacto catastrófico del colapso del precio del petróleo en la industria estadounidense del esquisto, principalmente en Texas y otros estados con tendencia republicana, pero su misión de controlar el suministro global se ve ensombrecida por la pérdida de demanda del crudo, que posiblemente caiga 30 por ciento, causada por el nuevo coronavirus.

"Las señales sobre las políticas de producción se multiplican y creemos que tal resultado ya no debería descartarse", dijeron analistas de Goldman Sachs. No obstante, después de una caída tan grande en el consumo, es cuestionable "si la coordinación de políticas por parte de la OPEP +, Estados Unidos y los productores de petróleo en general puede salvar este mercado".

Un alto funcionario ruso afirmó que aunque todavía no habían hablado con Arabia Saudita, Moscú no tiene planes de aumentar la producción dada la situación actual del mercado. Sin embargo, no indicó que Rusia estuviera dispuesta a considerar recortes de producción. Fue la negativa de Rusia a unirse a Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en realizar recortes más grandes lo que inició la 'guerra de precios' a principios de marzo.

"La parte rusa tradicionalmente acoge con beneplácito el diálogo y la cooperación mutuos para estabilizar los mercados energéticos", aseveró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a periodistas en una conferencia telefónica el martes. Putin no tiene planes inmediatos para hablar con el rey saudita o el príncipe heredero, pero dichos contactos se pueden arreglar fácilmente, aclaró.

La demanda mundial de petróleo, normalmente alrededor de 100 millones de barriles por día, probablemente disminuirá en 30 millones de barriles por día en abril. Chris Bake, miembro del comité ejecutivo del comerciante Vitol, consideró que la caída podría ser más grande dado que las cuarentenas por el COVID-19 continúan en el mundo.

Peskov dijo que no tenía sentido que los productores impulsaran la extracción en la situación actual. El ministro de Energía, Alexander Novak, señaló en marzo que el país puede aumentar la producción de 200 mil a 300 mil barriles por día en el corto plazo, y hasta 500 mil barriles por día en el futuro cercano. Eso es una fracción de los 2 millones de barriles adicionales por día que Arabia Saudita se ha comprometido a bombear.

"La fuerte caída de los precios del petróleo ha hecho que la mayor parte de la nueva perforación petrolera rusa no sea económica. La industria necesitará buscar formas de optimizar la producción", destacó Darya Kozlova, directora de los servicios de regulación de petróleo y gas de Vygon Consulting, con sede en Moscú.

Sin embargo, incluso si la producción es plana, Rusia puede aumentar sus exportaciones de petróleo para compensar la caída de la demanda interna de crudo a medida que su propia economía se 'apaga' para frenar la propagación del SARS-CoV-2, dijo Kozlova.

El martes, Trump adelantó que EU se reuniría con Arabia Saudita y Rusia con el objetivo de detener la caída histórica de los precios del petróleo, y ha planteado el problema directamente con los gobernantes de ambos países.

"Todos nos vamos a reunir y veremos qué podemos hacer. Los dos países lo están discutiendo (una tregua) y me uniré en el momento apropiado, si es necesario", indicó.

El secretario de Energía de EU, Dan Brouillette, tuvo una "discusión productiva" con Novak el martes y acordó "continuar el diálogo entre los principales productores y consumidores de energía, incluso a través del G20", informó el Departamento de Energía en un comunicado. Los dos hombres acordaron que un exceso de oferta de petróleo perjudica a la economía global, agregó el Ministerio de Energía de Rusia por separado.

Ninguna de las partes detalló los pasos que están considerando para detener la caída en los precios.